Los voluntarios que colaboran en este programa, que también propició 23 entregas en adopción, vigilan los comederos y el flujo de movimientos en las tres colonias estables de Valdeluz y los grupos aislados


 

Cuarenta y siete gatos esterilizados, veintiocho de ellos capturados por la Asociación protectora ‘Vidas de Gato’ que colabora en esta tarea, y diecinueve recogidos por los voluntarios, además de veintitrés ejemplares entregados en adopción y apenas cuatro animales fallecidos en la vía pública.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Esta semana también se han rubricado los convenios de colaboración con la Asociación de Voluntarios para el mantenimiento del ropero social y la AMPA del CEIP ‘Jocelyn Bell’ para actividades extraescolares

La condición de familia beneficiaria se obtiene a partir de una evaluación favorable de los Servicios Sociales municipales, que se comunica a Cáritas Parroquial de San Jerónimo. Y contempla dos tipos de ayudas, cuya duración no puede exceder de cuatro meses en un mismo año ni extenderse más allá de cuatro años para una misma unidad familiar con el fin de evitar la cronificación del problema. Por un lado, el pago de los consumos energéticos esenciales de la vivienda que, en caso de concederse, no supera los 500 euros. Y por otro para el suministro de alimentos de primera necesidad, que se articula mediante la entrega de vales de veinte o 40 € por importes que oscilan entre cuarenta y 180 euros mensuales en función del número de miembros. Así se moviliza y hace efectivo el dispositivo asistencial que el Ayuntamiento de Yebes y Cáritas Valdeluz mantienen desde hace diez años para atender las necesidades básicas de las personas con menos recursos de este municipio. Esta semana, ambas partes han renovado el convenio de colaboración que hace posible esta red de justicia social y solidaridad, cuyo importe asciende a 8.000 euros.

El Ayuntamiento de Yebes y esta organización humanitaria coinciden en la necesidad de evitar lo que llaman la ‘cronificación de las situaciones de pobreza’. Que hace que las personas y familias atendidas con las ayudas de este plan queden atrapadas en realidades de exclusión social de las que cada vez les resulta más complicado salir y dificultan la recuperación de la población más vulnerable. “Este programa asistencial no puede servir de justificación para expandir y normalizar la precariedad, porque corremos el riesgo de convertir la pobreza en un hecho aceptado, un modo de vida”, advierte Blanca Arrasate, concejal de Bienestar Social. Una posibilidad que es más acuciante en el actual contexto de emergencia sanitaria, que ha aumentado las necesidades, desigualdades y brecha social de las familias más desfavorecidas de Yebes y Valdeluz. Arrasate asegura que “es una mala noticia” que estas alianzas sigan siendo necesarias para atenuar los efectos de esta pandemia, “que se ceba con las capas más débiles de la sociedad y, lo que es peor, con los niños”.

Esta semana, el Ayuntamiento de Yebes también ha dado visibilidad al acuerdo que mantiene desde 2019 con la Asociación de Voluntarios de Yebes-Valdeluz. Por importe de 2.500 €, está destinado a financiar el proyecto de ropero social que desde 2016 atiende las necesidades básicas de vestuario de las personas y familias con menos recursos y que es el único de estas características que existe en la provincia de Guadalajara. Ubicado en la parte posterior del Centro Cultural de Valdeluz, las entregas se hacen de manera directa y sin intermediarios en una relación de confianza, respeto y confidencialidad con los beneficiarios. “Una cadena de favores que comienza con la solidaridad del donante, continúa con el trabajo de coordinación de la asociación y concluye con la gratitud de los destinatarios”, aprecia la concejal de Bienestar Social. Este convenio de colaboración también contribuye a sufragar las actividades sociales y culturales que organiza este colectivo para personas con capacidades diferentes, así como el dispositivo de apoyo y compañía a mayores y el equipamiento de la sede de esta asociación, donde se apila la ropa y calzado donado en su mayoría por los vecinos.

La convocatoria de clases extraescolares de inglés, ludoteca, triatlón, judo y otras actividades, así como la organización de los campamentos urbanos en fechas no lectivas, a excepción de la época navideña y verano. Además de la celebración de los actos previstos con ocasión de las fiestas de Halloween en el mes de octubre, Navidad en diciembre, Carnavales en febrero y fin de curso en junio. Y el mantenimiento y vigilancia del sistema de comunicación entre los miembros de la AMPA a través de una aplicación informática (app). Son algunas de las actividades que la Asociación de Madres y Padres de Alumnos del colegio público ‘Jocely Bell’ de Valdeluz financia con cargo al convenio de colaboración que desde hace cuatro años mantiene con el Ayuntamiento de Yebes y que ambas partes han renovado esta semana. Por un montante de 3.000 €, el 60% de la subvención se destina a reducir el coste de las clases y campamentos. “La AMPA desempeña una labor esencial de apoyo, formación y conciliación para el alumnado y sus familias”, valora Blanca Arrasate.

El Ayuntamiento de Yebes destina 13.500 euros a estos tres convenios nominativos de subvención directa y no concurrencia con Cáritas Parroquial de San Jerónimo de Valdeluz, la Asociación de Voluntarios de Yebes y Valdeluz y la Asociación de Madres y Padres de Alumnos del CEIP ‘Jocelyn Bell’. El próximo 1 de enero, la Concejalía de Participación Ciudadana abre el plazo de presentación de solicitudes para que el resto de asociaciones y colectivos ciudadanos concurran a la convocatoria anual de ayudas destinadas al tejido asociativo de este municipio, que en este 2021 tendrá una dotación de 7.000 euros.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

El material recogido se entregará al proyecto ‘Tapones para una nueva vida’ de la Fundación SEUR, que ya ha donado 1,2 millones de euros para financiar tratamientos médicos y ortopédicos a niños


 

No solo de tetra bricks, bebidas refrescantes o botellas de zumos. También de detergentes, limpiamuebles y suavizantes, los tubos de las pistolas de plástico o dosificadores y de los desodorantes de rollón. Sin olvidar las tapas de los tupperwares, las papillas en bote, los paquetes de toallitas, los botes de champú y gel o los botes de especias. Son los residuos plásticos susceptibles de ser depositados en el contenedor en forma de corazón que el Ayuntamiento de Yebes ha instalado en la entrada principal del colegio público ‘Jocelyn Bell’ de Valdeluz. En cuyo interior los alumnos pueden arrojar no solo los tapones de sus botes de zumos y batidos del almuerzo, sino también los capuchones de rotuladores y bolígrafos, los tapones de pegamento de barra o cualquier otra tapa de material escolar que sea susceptible de reciclaje. El material recogido se destinará al proyecto ‘Tapones para una nueva vida®’ que impulsa la Fundación SEUR para facilitar tratamientos médicos u ortopédicos que no cubre la Seguridad Social a niños con graves enfermedades.

En estos años, el Ayuntamiento de Yebes ha hecho acopio de cientos de kilos de tapones de plástico de estas características que entregaban los vecinos del pueblo y de Valdeluz y de cuya recogida se encargaba la familia de Lorenzo Campos. Los fondos procedentes de la venta de este residuo se destinaban al cuidado de este niño de 13 años de Yunquera de Henares que padecía parálisis cerebral y que falleció el pasado 5 de noviembre. Ahora, la Concejalía de Educación e Infancia hace un llamamiento a las familias del municipio para que “mantengan y acrecienten ese espíritu de solidaridad que han mostrado a lo largo de tantos años”. Todo el material recogido en este original depósito se entregará a la Fundación SEUR para su proyecto ‘Tapones para una nueva vida®’, con el que ha logrado entregar 1,2 millones de euros para ayudar a más de 170 niños y niñas de nuestro país en sus tratamientos. La elección del CEIP ‘Jocelyn Bell’ para instalar este contenedor responde al “papel activo” que los centros educativos juegan en la recogida de tapones, “gracias a la labor de concienciación del profesorado”, explica Blanca Arrasate, concejal de Educación y Bienestar Social.

Arrasate insiste en la eficacia de transmitir a edades tan tempranas los valores vinculados a este proyecto transversal y humanitario, que guardan relación con la solidaridad y cooperación, el voluntariado o desarrollo sostenible. “En definitiva, se trata de inculcar a nuestros alumnos que todos podemos ayudar a quienes más lo necesitan y, de paso, proteger el medio ambiente”, atestigua. El objetivo es que el ‘Jocelyn Bell’ sea un ‘cole taponero’, lo que implica su integración en la red de actividades que la Fundación SEUR organiza en los centros asociados. El cartel del niño beneficiario al que van destinados los tapones recogidos, el cuento ‘Los Tapones Mágicos’ o la dinámica ‘El Titular’ adaptados a las edades de los alumnos, la entrega de diplomas de agradecimiento o un concurso escolar de cortos son algunas de estas acciones paralelas a esta campaña. En la que las familias también tienen un rol decisivo, ya que los tapones se pueden acumular en el hogar y los niños son los encargados de depositarlos en el contenedor del corazón solidario del colegio.

‘Tapones para una nueva vida®’ ya ha entregado más de 5.000 toneladas de tapones de plástico a una planta de reciclaje para ayudar a niños con graves problemas de salud. Con el que ha evitado la emisión de más de 6.000 toneladas de CO2 a la atmósfera, principal gas causante del cambio climático. Y concedido una segunda oportunidad a más de mil millones de tapones, con los que se podrían haber llenado 20 piscinas olímpicas. El canje por cada tonelada de tapones, que equivale a entre trescientas mil y 400.000 unidades, es de 200 €, “un trabajo de hormiga, de sumar pequeños esfuerzos y gestos solidarios que empiezan con la recogida de un tapón por parte de nuestros pequeños”. Una campaña solidaria que es también una forma de reciclaje respetuosa con el medio ambiente, puesto que “evita que este tipo de desechos terminen en un vertedero o en la naturaleza “. La concejal de Educación y Bienestar Social recuerda que los tapones solo son útiles si se arrojan al contenedor amarillo enroscados al recipiente ya que la gran mayoría de las plantas de gestión de residuos domésticos no tienen capacidad para recuperar unidades tan pequeñas si llegan mezclados.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Además de servir como zona de recreo y esparcimiento, esta nueva superficie verde servirá para descongestionar y aliviar la presión que soporta desde hace un par de años el bosque de Valdenazar


 

Dos formidables encinas centenarias de más de 250 años de antigüedad con un porte de 15 metros de altura y protegidas por sendas cercas de trenzado vegetal confeccionadas con tallos de ailanto, especie exótica invasora que abunda en este paraje. Ocho mesas rústicas con bancos adosados tipo pic-nic de una sola pieza que forman la zona estancial y un agradable paseo de 300 metros de longitud, delimitado en una de sus márgenes por una valla de madera, que llega hasta las puertas de la Unidad Residencial y Rehabilitadora de Alcohete y discurre paralelo a la carretera de acceso. Son los elementos más característicos de la nueva Área Recreativa de Alcohete, una superficie verde de 2,5 hectáreas de superficie que el Ayuntamiento de Yebes ha convertido en el tercer parque público de mayor extensión del municipio tras los de ‘Federico García Lorca’ y la Paz y los Derechos Humanos, ambos en el núcleo de Valdeluz. Es la primera intervención en esta amplia lengua de terreno de uso rústico, que cuenta también con su propio aparcamiento en superficie en las proximidades y que dispondrá de una isla ecológica para la eliminación de residuos.

Además de servir como zona de recreo y esparcimiento para los vecinos, el objetivo de esta nueva superficie verde y forestal es que sirva para “descongestionar y aliviar la presión que soporta desde hace un par de años el bosque de Valdenazar”, que cada fin de semana recibe a decenas de visitantes. “Esa masiva afluencia de público, que debería ser gratificante para cualquier gestor público, es una eventualidad que nos preocupa desde hace un tiempo debido al impacto que está teniendo en la flora y fauna de este hábitat natural”, argumenta Vidal Gaitán, concejal de Medio Ambiente. Por eso, el Área Recreativa de Alcohete ha sido concebida como una alternativa a la zona estancial que se localiza en el acceso a este parque forestal de 24 hectáreas de superficie. “Antes de tener que recurrir a medidas drásticas, queremos que los vecinos sepan que este espacio está preparado para cumplir esa función lúdica y de punto de encuentro una vez finalicen las restricciones por la pandemia”, subraya Gaitán.

En una segunda fase, la Concejalía de Medio Ambiente ampliará los equipamientos de ocio con la instalación de varias zonas de juegos infantiles en el recinto. “La intención es aprovechar los elementos en buen estado que, de forma progresiva, vamos a ir sustituyendo en los parques del municipio”, explica el edil. Otro de los aspectos a definir serán los paseos, sendas y parterres que van a delimitar los itinerarios dentro del propio parque. En este sentido, Vidal Gaitán quiere que sean los propios usuarios los que diseñen esos recorridos con función de las necesidades, “aunque parece evidente que la prioridad será vincular las diferentes zonas estanciales y recreativas”. Además, se abordará la eliminación de los ejemplares de ailanto que han invadido este paraje, cuyos tallos se aprovecharán para concluir los cierres vegetales de las dos imponentes encinas que se levantan en el parque. Otra actividad que pondrá a esta zona verde en el punto de mira serán las jornadas con motivo del Día del Árbol, “que contribuirán a repoblación y consolidar el terreno con especies autóctonas y la participación de los niños y vecinos para reforzar el sentido de pertenencia al territorio”.

Con estos más de 25.000 metros cuadrados del Área Recreativa de Alcohete, Yebes acumula más de 36,3 hectáreas de superficie verde, que se distribuyen en catorce parques y zonas ajardinadas, a los que hay que añadir las 24 hectáreas que ocupa el bosque de Valdenazar. Eso supone que cada vecino de este municipio toca a más de 77 metros cuadrados, “lo que nos sitúa en el furgón de cabeza de las localidades con mayor superficie verde por habitante de nuestro país”. Vidal Gaitán destaca la “indispensable implicación” de la comunidad vecinal en el mantenimiento y conservación de este patrimonio, un “acervo natural” que es hoy por hoy una de las señas de identidad de este municipio. “Actuaciones como las que hemos llevado a cabo para recuperar esta zona verde perteneciente al dominio público permiten acrecentar esa responsabilidad, involucrar a la ciudadanía con el entorno y lograr el desarrollo sostenible del municipio”. En este sentido, Vidal Gaitán destaca la participación y entusiasmo que demuestran los vecinos, “cada vez que les invitamos a participar en una actividad ambiental y ecológica”.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Con un aumento porcentual del 10,5% con respecto al último dato oficial, los próximos retos del Ayuntamiento son la implantación de la Secundaria, la puesta en marcha del Plan Astra y la mejora de la asistencia sanitaria

Yebes se consolida como fenómeno demográfico. A 1 de enero de 2020 y con 4.189 habitantes, es el municipio que, con diferencia, más incrementó su población entre las 20 localidades de la provincia de Guadalajara que superan los 2.000 habitantes. Con un crecimiento absoluto de 398 habitantes más que en 2018, idéntica cifra que Azuqueca de Henares, y un aumento del 10,5% con respecto al último dato oficial, más de tres puntos por delante de Pioz, la segunda localidad de este segmento que más creció en términos de porcentaje. Sobre el crecimiento relativo, variable que refleja la evolución demográfica del municipio en una etapa concreta, Yebes arrojó un incremento porcentual del 262% en el periodo 2010-2020. Hace una década, este municipio apenas contaba con 1.157 habitantes, más de tres mil menos que el último dato oficial conocido del Instituto Nacional de Estadística. “Lo que no reflejan estos datos estadísticos es que Yebes es uno de los municipios más jóvenes de España con una media de apenas 34 años, tendencia que se mantiene inalterable desde hace una década, lo que denota un presente próspero y un futuro esperanzador”, explica Miguel Cócera, alcalde de Yebes.

El pasado 5 de enero, los Reyes Magos repartieron puerta a puerta cerca de mil regalos a los niños y niñas con edades comprendidas entre cero y 12 años que estaban empadronados en el municipio. Detrás de este dato hay un espectacular crecimiento vegetativo del 950%, cifra que determina la diferencia entre los nacimientos y defunciones en un mismo periodo. Y es que el pasado año en este municipio se celebraron 84 natalicios frente a tan solo ocho fallecimientos. Hoy, Yebes cuenta con 244 niños de cero a 3 años que son potenciales usuarios de la Escuela Infantil Municipal, que es prácticamente el mismo número de personas con una edad superior a 65 años. “Lo que no significa que estemos desatendiendo las necesidades de un colectivo cada vez más numeroso, como lo demuestra la inauguración durante el pasado año del Centro de Mayores”, valora el alcalde de Yebes. Un espacio de encuentro, esparcimiento, diversión, ocio y entretenimiento en un local de 120 metros cuadrados al que apenas se le ha podido sacar partido por culpa de la pandemia.

A la pregunta de cuál es el milagro de este fenómeno demográfico, del que año tras año se hacen eco el INE y los medios de comunicación, Miguel Cócera asegura que la clave reside en la calidad de los servicios, infraestructuras y equipamientos, así como la posibilidad de vivir en contacto con la naturaleza. No en vano, el municipio cuenta con 338.500 metros cuadrados de superficie verde distribuidas en trece parques y zonas ajardinadas, a los que hay que añadir las 24 hectáreas que ocupa el bosque de Valdenazar. El núcleo urbano de Valdeluz reúne al 85% de la población, mientras que el 15% restante vive en el pueblo de Yebes. El edil admite que hace unos años este mérito podía atribuirse a los precios asequibles del mercado inmobiliario, una ventaja que hoy ya no es tal debido a la “satisfactoria revalorización” de las viviendas. Con un presupuesto de 4,1 millones de euros para este ejercicio, Yebes afronta una serie de retos en materia de servicios públicos que definirán el desarrollo más inmediato. “No podemos quedarnos estancados ni pensar a largo plazo porque nuestros vecinos necesitan respuestas a sus demandas actuales”, advierte.

En este sentido, los desafíos del Ayuntamiento de Yebes pasan por la consecución de diversas mejoras en materia de servicios públicos. Entre ellas, la integración de la Enseñanza Secundaria en la segunda planta del colegio público ‘Jocelyn Bell’, que cuenta con 20 aulas desocupadas, o la inclusión de la localidad en el Plan Astra, que el pasado mes de noviembre fue anunciada por Ignacio Hernando, consejero de Fomento. “Con más de 200 alumnos que a diario se desplazan a centros de Guadalajara para cursar estos estudios, creemos que se dan las circunstancias objetivas para la implantación de esta etapa educativa”, esgrime Cócera, que admite que “existe sintonía con la Junta de Comunidades y no tengo ninguna duda de que llegaremos a un acuerdo”. No obstante, la asignatura pendiente de este municipio es la segunda gran transformación, que permitirá disponer de suelo de uso terciario para la atracción de empresas. “Ese cambio de modelo es una apuesta personal que tendrá vida propia antes de que finalice este mandato”, anuncia el alcalde de Yebes.

Con una densidad de población de 240,75 habitantes por kilómetro cuadrado, Yebes es un municipio que se ha conformado en esta última década gracias, sobre todo, a la itinerancia demográfica. Apenas el 3,8% de los vecinos empadronados han nacido en el municipio, un 21,02% lo han hecho en otras localidades de la provincia de Guadalajara y el 4,23% proceden de diferentes lugares de Castilla-La Mancha. El grueso de los residentes es originario de otras Comunidades Autónomas (47,29%) y casi un tercio de la población ha emigrado a Yebes desde otros países. De este 23,66% que configura la población extranjera, la colonia más numerosa proviene de Rumanía (26%), por delante de los oriundos de Colombia (14,5%) y Venezuela (12,1%), mientras que los nativos del resto de países de la Unión Europea son el 7,4% del total. “Yebes es un municipio hospitalario como pocos y un crisol de culturas que ha abierto los brazos a ciudadanos de más de 30 países”, subraya el alcalde.

Otro dato que define el perfil social de este municipio es la evolución ascendente en el número de bodas que se han celebrado en Yebes. En el periodo 2007-2019, nada menos que 301 parejas contrajeron matrimonio y, de ellas, el 6,5% estaba formada por personas del mismo género. Desde junio de 2013, esta localidad cuenta con un registro de uniones de hecho que mejora la condición humana y los derechos de estos contrayentes. Según los datos hechos públicos en 2018 por el Ministerio de Hacienda, la renta bruta media por declarante fue de 26.587 €, lo que situó a Yebes en la décima posición de los municipios con mayor renta de Guadalajara. Por último y en cuanto a los índices de ocupación laboral, más de 2.600 habitantes están en edad de trabajar y 291 personas se encuentran en situación de desempleo.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

El Ayuntamiento valora que una de las cuatro circulaciones diarias en cada sentido pare en esta instalación que, no obstante, reivindica que el servicio que los viajeros diarios de esta estación necesitan son los trenes Avant


 

De “excelente noticia” califica el Ayuntamiento de Yebes la confirmación de Renfe de que, finalmente, el Avlo low cost parará en la estación de AVE Guadalajara-Yebes. Con un retraso de más de un año respecto a las previsiones iniciales debido a la pandemia, este nuevo servicio de Alta Velocidad a bajo coste entrará en operación el 23 de junio. “Este municipio lleva una década reivindicando más prestaciones y servicios para esta estación y la llegada del Avlo representa un estímulo para seguir trabajando en esa dirección”, valora Miguel Cócera, alcalde de Yebes. Este nuevo producto comenzará a operar con cuatro circulaciones diarias en cada sentido, que se podrán ampliar en función de la evolución y la demanda, según avanza la compañía ferroviaria. Aunque aún se desconocen los horarios, un tren en dirección Barcelona-Madrid efectuará parada en la estación de Guadalajara-Yebes antes de llegar a la capital de España, mientras que en el sentido contrario se detendrá otro convoy, que llegará hasta Figueras.

El pasado 15 de enero, el Pleno aprobó por unanimidad de todos los grupos una moción para que el tren Avlo efectuase parada en las cinco expediciones incluidas entre la madrileña estación ‘Puerta de Atocha’ y la barcelonesa de Sants. “Sin duda, el AVE low cost repercutirá de manera directa en el desarrollo de nuestro municipio, que tiene un estrecho vínculo con la estación, y en ventajas para los viajeros que usan esta infraestructura”, apunta el alcalde de Yebes. No obstante, Cócera señala que los intereses de esta localidad hacia la Alta Velocidad apuntan en otra dirección. “No nos podemos conformar con un único tren de estas características en ambas direcciones y tenemos que ser mucho más ambiciosos”, asegura. En la sesión plenaria del pasado mes de octubre, el Ayuntamiento de Yebes también dio el visto bueno a una iniciativa para que el tramo de Alta Velocidad entre Madrid y Guadalajara-Yebes sea declarado de Obligación de Interés Público, un reconocimiento que el edil califica de “ocasión histórica” puesto que facilitaría la llegada de los trenes que “esta estación y sus viajeros necesitan y reclaman”.

La obtención de la declaración de OSP para este trayecto supondría su inclusión en el contrato programa 2018-2027 que mantienen el Ministerio de Transportes y la entidad pública Renfe y una oportunidad para la implantación del servicio Avant en la estación de Guadalajara-Yebes. “Ese título sería la puerta de entrada a estos trenes, que son los que mejor se adaptan a las circunstancias de los usuarios de esta estación y sería un producto estable de conexión directa con Madrid”, argumenta el alcalde de Yebes. El servicio Avant aprovecha las ventajas de la alta velocidad para atender la movilidad entre poblaciones cercanas con tiempos de desplazamiento muy competitivos y con frecuencias, horarios y bonificaciones adaptados a los viajes diarios. “Necesitamos trenes que den respuesta a las necesidades de los viajeros de ida y vuelta que se desplazan a diario a la capital de España por motivos laborales o educativos y que necesitan títulos multiviajes en condiciones más ventajosas que el billete ordinario”, demanda.

Solo hay que atender al “inmenso caudal humano” que estos trenes Avant movilizan en destinos del rango de la estación de Guadalajara-Yebes como Segovia, Toledo, Calatayud o Cuenca, “cuyas cifras de movilidad superan de largo a la nuestra pese a tener menos población diana”, para entender el impacto que este producto tiene en la docena de líneas de estas características que operan en nuestro país. “Que esta estación se convierta en la referencia de la Alta Velocidad en nuestra provincia y el Corredor del Henares depende en gran medida de esa declaración de Obligación de Interés Público”, opina Miguel Cócera. Sobrepasar el 30% de cobertura en sus costes es el porcentaje estimado para que una línea Avant sea considerada rentable, un objetivo que desde Yebes están convencidos se alcanzaría “sin demasiadas complicaciones”. En cuanto al aprovechamiento, otro de los factores determinantes en la implantación del Avant, que resulta de dividir el número de viajeros por kilómetro entre las plazas por kilómetro, debe superar el 33%, proporción que “está al alcance de la estación de AVE Guadalajara-Yebes”.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s