En el Pleno del mes de julio se aprobó por unanimidad el pago de la certificación final y la liquidación definitiva de las obras ejecutadas por la empresa adjudicataria, que apenas equivalen al 17% del total.

Con el objetivo de adaptarlo a las necesidades actuales del municipio y al dimensionamiento de la población, el Ayuntamiento de Yebes revisará el proyecto del cementerio municipal que aprobó y adjudicó la anterior Administración del Partido Popular, para el que consignó un presupuesto de 1.176.641,60 € con cargo a la enajenación del Patrimonio Municipal de Suelo que estaba a la venta en Valdeluz. El Pleno de julio acordó por unanimidad el pago de la certificación final y la liquidación definitiva de las obras ya realizadas por la empresa adjudicataria. Vidal Gaitán avanzó que la capacidad del camposanto estará en consonancia con el número de defunciones que se han producido en los últimos años y será suficiente para cubrir las necesidades de la próxima década, además de disponer de una superficie necesaria para los próximos 25 años, tal y como establece el Decreto de Sanidad Mortuoria de Castilla-La Mancha.

 “Es la actuación más esperpéntica de nuestros antecesores, que estaban empeñados en hacer una obra fastuosa de traza faraónica, con acabados y calidades de lujo y 800.000 euros de presupuesto”

El concejal de Infraestructuras hizo una somera explicación de las vicisitudes por las que ha atravesado este proyecto en los dos últimos años. El anterior equipo de Gobierno del PP pagó 15.000 € en premios por el concurso arquitectónico para diseñar esta infraestructura. El proyecto ganador planteaba el cementerio como si fuesen las ramas de un árbol e incluía la construcción de una capilla, un tanatorio de reducidas dimensiones con salas de tanatoestética y tanatopraxia, y un crematorio para restos no humanos. “Este es sin duda el proyecto más esperpéntico y disparatado que hemos heredado de nuestros antecesores, que estaban empeñados en pasar a la posteridad con una obra fastuosa de traza faraónica, con acabados y calidades de auténtico lujo y casi un millón de euros de inversión”, apunta Gaitán.

El proyecto “Quercus”, obra de un estudio de arquitectura de El Ferrol (La Coruña), preveía la construcción de 2.800 unidades de enterramiento, cifra que supera con creces al censo actual del municipio, con el empleo de materiales como cobre, piedra, maderas nobles y hormigón pigmentado. Parte del cerramiento se iba a revestir de planchas de cobre, en los trabajos de carpintería se emplearía teca e iroko, y el recinto dispondría de circuito cerrado de televisión y videoportero digital. El 22 de octubre de 2010 y bajo el Gobierno municipal del PP, el Pleno adjudicaba el contrato de obras de construcción de la primera fase del cementerio municipal a la empresa Cantera del Vértice, S.A por un presupuesto de casi 800.000 euros y un período de ejecución de ocho meses. Los trabajos deberían haber concluido el 3 de septiembre de 2011, pero la mercantil incumplió los plazos establecidos así como la prórroga concedida por el Ayuntamiento, y solo ejecutó el 17% de las obras.

El proyecto contratado incluía 225 nichos, 7 fosas y 48 columbarios para un total de 280 unidades de enterramiento, que en aquellos momentos equivalían al 36% de la población residente, además de los aparcamientos y recorridos necesarios dado que el recinto se encuentra a casi un kilómetro del casco urbano de Yebes. De acuerdo con las estimaciones que se barajaban entonces, esta distribución satisfaría las necesidades de una población de unos 7.000 habitantes, casi el triple de la actual. El equipo de Gobierno del Partido Popular anunciaba que a medida que el municipio creciese, se ejecutarían las otras dos fases, con 840 y 1.680 unidades de enterramiento previstas en cada una de ellas, hasta llegar a un cementerio similar al que tienen ciudades de 30.000 habitantes, lo que elevaría el presupuesto integral a casi 3 millones de euros.

El concejal de Infraestructuras recuerda que cuando se planificó y sacó a concurso el diseño del proyecto, la crisis económica ya había estallado y, por tanto, “se sabía o se debería haber sabido que las condiciones no eran favorables y que se tardaría mucho en retornar a la situación de crecimiento prevista en años anteriores”. Vidal Gaitán asegura que el número de cuerpos que se proyectaron para el cementerio no guarda relación alguna con el número de defunciones que se han registrado en Yebes en los últimos 20 años. El perfil poblacional del municipio es mayoritariamente joven, con una media de edad entre 20 y 40 años, una creciente población infantil y juvenil, con escasez de personas de avanzada edad y, sobre todo, en su mayor parte con pocas o ninguna raíz en el municipio, “lo que en buena lógica nos lleva a pensar que en caso de fallecimiento el lugar elegido para el descanso eterno sería lejos de Yebes”, apunta el concejal yebero.

El Ayuntamiento de Yebes tiene previsto recurrir a una consultoría para que lleve a cabo la revisión integral del proyecto y lo adecúe a las necesidades reales del municipio para que sea ejecutable tanto en el dimensionamiento económico como en la reestructuración de las actividades previstas en la obra. “En buena lógica, deberíamos aprovechar lo que ya está hecho y, a partir de ahí, construir un cementerio digno, práctico, asequible y alejado de las pretensiones opulentas de nuestros antecesores”, arguye Gaitán, que estima que estará listo antes del final de este mandato. El edil de Infraestructuras defiende las decisiones que se han adoptado durante el proceso de cancelación, resolución y liquidación definitiva del contrato, “en el que se han respetado en todo momento los derechos y garantías de la empresa adjudicataria y se ha ajustado de forma escrupulosa al procedimiento administrativo previsto en estos casos”.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s