Será impartido el próximo 23 de noviembre por el club Spain Rocketry en las instalaciones del Aula de Astronomía y en el programa se ha incluido el lanzamiento de los artefactos construidos por los participantes.

Aunque es considerada por la mayoría como un ‘hobby’, en realidad es una modalidad que está incluida entre los llamados deportes-ciencia. Consiste en el diseño, construcción, lanzamiento y recuperación de modelos de cohete con fines lúdicos, deportivos e incluso científicos. Es el modelismo espacial, una apasionante disciplina que poco a poco gana adeptos en nuestro país y que el próximo 23 de noviembre será la materia de un seminario que se desarrollará en el Aula Municipal de Astronomía de Yebes.

Este curso será impartido por los miembros del club Spain Rocketry, que cosecharon un rotundo éxito en la exhibición que realizaron en las pasadas fiestas patronales del municipio, y encaja en las actividades que promueve la Escuela de Cohetes de Yebes para “acercar al público los fundamentos de la exploración espacial”, apunta Miguel Cócera.

El programa del 1er Seminario de Modelismo Espacial de Yebes no solo incluye el diseño de cohetes de combustión sólida y la fabricación de un prototipo por cada grupo de trabajo, sino que los participantes también aprenderán a ensamblar las diferentes partes de un cohete de agua. Estas manualidades están relacionadas con “la actividad a la que se han apuntado muchos colegios de Guadalajara y de la Comunidad de Madrid y que llevarán a cabo en la Escuela de Cohetes de Yebes”, puntualiza el concejal de Desarrollo Local. Además del aprendizaje práctico, los alumnos podrán aplicar y entender los fundamentos físicos en los que se basa la aerodinámica, como las Leyes de Newton, el teorema de Bernoulli o el efecto Venturi, que son la piedra angular de la construcción de aeronaves en cuanto al vuelo parabólico y orbital. 

“Esta práctica entronca con la labor que este curso va a realizar la Escuela de Cohetes del Aula Municipal de Astronomía de Yebes, a la que ya se han apuntado muchos colegios de Guadalajara y Madrid”

Los cohetes de combustión sólida constan de cuatro elementos: la ojiva, el cuerpo, las aletas y el motor. Desde su despegue hasta el aterrizaje, el vuelo se desarrolla en cinco fases: lanzamiento, elevación, apogeo, eyección y descenso. Mientras la ojiva genera el necesario arrastre aerodinámico, las aletas sirven para estabilizar el vuelo. El cuerpo principal aloja el fuselaje del cohete e incluye un paracaídas que evita que se precipite al vacío de forma incontrolada. Aunque depende del tipo de modelo, el motor que incorporan estos cohetes, suele ser de propelente líquido o sólido, de gas o híbridos.

Las actividades vinculadas al modelismo espacial se han realizado en varias instituciones educativas de manera aislada. Con el fin de divulgar y popularizar esta afición, la Escuela de Cohetes que Astroyebes ha asumido en este segundo curso el reto de “convertir esta disciplina en un referente práctico y experimental para todo el público interesado en la astronomía, el conocimiento del Universo y la exploración espacial”, valora Cócera. Las áreas del conocimiento que se aplican en este entretenimiento, como las matemáticas, geometría, química, electrónica o diseño asistido por ordenador, despiertan las habilidades manuales y las capacidades artísticas y creativas de los practicantes, “lo que hace que vaya mucho más allá de un simple pasatiempo”. 

Los participantes en este seminario podrán diseñar sus propios prototipos con el programa OpenRocket, una aplicación gratuita que ayuda a confeccionar estos aparatos e inclusive simula su lanzamiento virtual en 3D. Además de mostrar la altitud, velocidad y aceleración en tiempo real, es capaz de crear de forma realista las condiciones de viento. El programa es totalmente configurable y tiene una sencilla interfaz de construcción que sigue el proceso lógico de ensamblaje de cada uno de los componentes.

Tras el éxito cosechado en el transcurso de la exhibición que se organizó durante las fiestas patronales de agosto, los cohetes de agua volverán a ser protagonistas de este seminario. Para poner en práctica esta actividad solo se necesitan dos botellas vacías de plástico de alguna bebida refrescante, tijeras, un cúter, una lámina de PVC, plastilina o arcilla para moldear, cinta adhesiva y una boquilla. “Esta sencilla manualidad no solo permite descubrir el potencial personal, sino que fomenta el compañerismo y el trabajo en equipo. Además, es una actividad que puede practicarse en familia y que resulta muy gratificante al comprobar que este artilugio de fabricación casera realmente despega y puede llegar a superar los 80 metros de altura”, valora el concejal de Desarrollo Local del Ayuntamiento de Yebes.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s