Dispone el régimen jurídico para la ordenación, ejercicio, funcionamiento y vigilancia de esta actividad, tanto en la vía pública como en dependencias de titularidad municipal debidamente autorizadas.


Fija las reglas mínimas para el correcto funcionamiento de un mercado semanal, así como los requisitos exigidos a los vendedores, el horario comercial para este tipo de venta o la forma de concesión de los puestos, duración o prórrogas. Y prohíbe de forma expresa la venta a domicilio de bebidas y alimentos, o el empleo de la vía u otros espacios públicos para llevar a cabo transacciones de cualquier tipo. Son algunos de los supuestos que recoge la ordenanza reguladora de la venta ambulante no sedentaria que este mes ha entrado en vigor en Yebes y con la que se pretende “enmendar el vacío legal que existía hasta ahora y que permitía que cualquier persona interesada en practicar una actividad comercial pudiera campar a sus anchas en este municipio sin respeto a norma alguna”, enjuicia Miguel Cócera, concejal de Desarrollo Local.

La ordenanza dispone el régimen jurídico para la ordenación, ejercicio, funcionamiento y vigilancia de esta actividad, tanto en la vía pública como en dependencias de titularidad municipal debidamente autorizadas. Así, define la venta ambulante no sedentaria como aquella actividad que realizan los comerciantes fuera de un establecimiento comercial permanente, ‘de forma habitual, ocasional, periódica o continuada’, que se lleven a cabo en instalaciones comerciales desmontables o transportables, móviles o semimóviles. Las prácticas previstas en esta norma se podrán ejercer en las modalidades de venta periódica a través de un mercado semanal, ocasional o sectorial, o mediante la venta aislada.

“Esta norma enmienda el vacío legal que existía hasta ahora y que permitía campar a sus anchas a cualquier persona interesada en ejercer esta actividad de manera ilegal y sin garantías para el ciudadano”

Cócera insiste en que esta norma procura ante todo “la protección de los consumidores y el ejercicio de este tipo de actividad con las máximas garantías”. Además de la venta de productos y comestibles en los cascos urbanos de Yebes y Valdeluz, la ordenanza impide de forma expresa la utilización de la vía pública para la venta de vehículos. “No estará permitido el estacionamiento de un vehículo en la calle que exhiba carteles u otras indicaciones de su venta durante más de dos días”, advierte el edil yebero. En este sentido, puntualiza que la ordenanza en vigor es equiparable a las que imperan en multitud de municipios de nuestro país y se limita a “poner orden” en una actividad profesional “que estaba pidiendo por activa y por pasiva una regularización justa y equitativa”.

Para la práctica de la venta ambulante en Yebes, los interesados deberán reunir una serie de requisitos, entre ellos, estar dado de alta en el epígrafe y régimen correspondientes del Impuesto de Actividades Económicas y la Seguridad Social, tener el carnet de manipulador de alimentos, abonar las tasas municipales, estar en posesión de los justificantes de compra de los productos puestos a la venta y disponer de póliza de responsabilidad civil y justificante de pago en vigor. “Nada que no conozca cualquier vendedor que se dedica a esta actividad”, puntualiza el concejal de Desarrollo Local.

La preceptiva autorización municipal para llevar a cabo esta actividad en el municipio tendrá un periodo máximo de validez coincidiendo con el año natural, a excepción de los casos de venta ocasional o aislada, para los que se establecerán unas fechas y condiciones específicas. Esta ordenanza también contempla un régimen sancionador que dependerá de la distinción de la falta como leve, grave o muy grave, que daría lugar a apercibimiento, multa económica, suspensión de la autorización o pérdida o revocación de la misma.

Cócera recuerda que el Ayuntamiento de Yebes dio el primer paso para la ordenación de este sector con la convocatoria de un concurso público para adjudicar la explotación de un establecimiento de productos de primera necesidad y envasados en un local de titularidad municipal. Desde su inauguración en junio del pasado año, ofrece un “servicio indispensable” a los vecinos del pueblo “que hasta ahora no se atendía”, en especial, a las personas de mayor edad con dificultades para desplazarse y a los residentes habituales.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s