La Concejalía de Medio Ambiente también lleva a cabo un tratamiento preventivo para el control de la población de palomas mediante el procedimiento de captura con jaulas-trampa durante los próximos cuatro meses


 

Arboledas, setos, vegetación arbustiva de solares, y zonas verdes y ajardinadas han sido las áreas en las que se ha intensificado el tratamiento de desinsectación exterior que en la madrugada de este martes se ha llevado a cabo en los cascos urbanos de Yebes y Valdeluz. A partir de las 3:30 horas de la madrugada y hasta primeras horas de la mañana para no interferir en la actividad rutinaria de nuestro municipio. “Con el objetivo de mitigar los efectos de las plagas de moscas, mosquitos y demás insectos propios de esta época del año sobre la población”, reitera Vidal Gaitán, concejal de Medio Ambiente. Mediante el sistema de pulverización a presión con cañón, la empresa especializada encargada de realizar estas labores garantiza que el método y técnica empleados en esta fumigación cumplen las normativas vigentes en materia de salud y seguridad. No obstante, desde el Ayuntamiento de Yebes se recomendó a los vecinos que evitase el tránsito por las zonas tratadas, así como los paseos con mascotas.

“Hay que agradecer la colaboración ciudadana, que siguió al pie de la letra las indicaciones de evitar las salidas a la vía pública para no obstaculizar estos trabajos”, reconoce Gaitán. Por segundo año consecutivo, la concejalía de Medio Ambiente ha planificado este tratamiento para evitar la proliferación de moscas y otros insectos molestos durante el verano. Se ha esperado hasta este momento para que las condiciones meteorológicas y de temperatura fueran las idóneas para que el tratamiento surtiese efecto. Los episodios de tormentas de estas últimas semanas y las bajadas de temperaturas a las que han ido asociadas limitaron la reproducción, desarrollo y actividad insectívora en esos días, “por lo que ha habido que esperar a recuperar los ambientes secos y temperaturas elevadas”, argumenta Gaitán. Que recuerda que Yebes por los cuatro puntos cardinales y el núcleo de Valdeluz al norte limitan con terrenos de labor “cuyas faenas agrícolas no contribuyen precisamente a evitar la propagación de insectos”.

Obstruyen los sistemas de evacuación de aguas pluviales, sus excrementos ocasionan daños en edificios y mobiliario urbano por su capacidad corrosiva y constituyen vectores de transmisión de enfermedades a personas y animales domésticos o contaminar depósitos de agua, además de las molestias resultantes de la suciedad que generan las deposiciones y plumas en los puntos de cría, reposo y alimentación. Son los principales inconvenientes de la sobrepoblación de la paloma doméstica, para cuyo control se lleva a cabo una campaña de mantenimiento preventivo de esta población en el núcleo de Valdeluz. “De un tiempo a esta parte habíamos detectado que esta especie se ha multiplicado en varios enclaves de esta zona urbana y, tras dimensionar el problema y localizar e identificar las zonas con mayor problemática, hemos arbitrado las soluciones oportunas”, explica el edil de Medio Ambiente. Una vez efectuado el diagnóstico y tras avistar las bandadas y áreas de anidamiento, se ha diseñado un plan específico.

Que consiste en un programa de capturas en las zonas más criticas mediante la colocación de jaulas trampa en puntos estratégicos, que se han elegido atendiendo a criterios técnicos. “Estos armazones disponen de un mecanismo que permite la entrada de las palomas en su interior y evita que puedan salir”, precisa Gaitán. Para atraer a los individuos se colocan una serie de cebaderos con agua y comida, consistente en una mezcla de semillas, o mediante la colocación de alguna hembra a modo de reclamo. Las jaulas se revisan con una periodicidad semanal a lo largo del periodo de captura, que se ha estimado en cuatro meses. Las palomas capturadas se introducen en cajas de transporte y se trasladan a las dependencias de esta empresa especializada, que las cede a un centro de recuperación de fauna salvaje, a centros de cetrería o, en su defecto, son sacrificadas en una cámara de anoxia mediante dióxido de carbon de acuerdo con la normativa vigente.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

A la llamada del Ayuntamiento de Yebes respondieron este sábado media docena de voluntarios

Bidones de productos inflamables, latas de aceite y cerveza, cascotes de hormigón, planchas de madera, botellas de plástico, un mueble aparador y hasta un lavabo de porcelana completo. Son algunos de los residuos que se recogieron este sábado en la jornada de voluntariado ‘1m2 contra la basuraleza’ en el marco del proyecto Libera que promueven la organización ecologista SEO/BirdLife y la entidad sin ánimo de lucro Ecoembes en multitud de escenarios naturales de nuestro país. Media docena de voluntarios acudieron a la llamada realizada por el Ayuntamiento de Yebes que, por tercer año consecutivo, participaba en esta iniciativa de educación y concienciación ambiental. Que en apenas tres horas retiraron más de 500 kilogramos de escombros, basuras y desechos en las cercanías del bosque de Valdenazar, que sigue cerrado al público por parada biológica, y en el entorno natural de Alcohete. “Esta movilización pone de manifiesto que juntos podemos ser parte de la solución a este gran problema ambiental”, valora Vidal Gaitán, concejal de Medio Ambiente.

‘1m2 contra la basuraleza’, que en esta quinta edición cambió de nombre para responder a la necesidad de visibilizar aún más el problema, es una cita colaborativa que llama la atención sobre este inconveniente y libera los espacios naturales de residuos. Los participantes en esta jornada convocada por el Ayuntamiento de Yebes se concentraron en la encina centenaria situada en el acceso al campo de golf de Valdeluz, desde donde se desperdigaron en dirección a Valdenazar. Ya en la entrada a este paraje se encaminaron hacia los senderos que se bifurcan en dirección al Sanatorio de Alcohete, Un extenso manto vegetal salpicado de matorral y carrascas, donde los voluntarios se emplearon a fondo en la recogida. A lo largo del recorrido se fueron apilando las bolsas con la basuraleza acumulada, que después fue recogida por el vehículo de la brigada municipal de mantenimiento. Que se encargó de depositar los desechos en los contenedores indicados y en el punto limpio de Yebes.

El abandono de residuos en la naturaleza representa una seria amenaza para la calidad de vida de los espacios naturales y repercute de manera directa e indirecta en las especies y hábitats. No en vano, la contaminación derivada de la basura representa una “dificultad añadida” para la calidad de vida de las personas. “No solo porque produce un impacto visual en el paisaje, sino que esa contaminación puede llegar al ser humano por diversos canales como el agua, el aire o los alimentos”, aprecia Gaitán. Desde su puesta en marcha, el proyecto LIBERA ha movilizado a más de 72.000 voluntarios en toda España y colaborado con más de 1.100 organizaciones y colectivos. Que han recogido y caracterizado cerca de 300.000 objetos de más de 2.700 puntos. Y se han podido limpiar más de medio millar de puntos de gran valor natural de nuestro país, en los que se han recogido más de un centenar de toneladas de escombros y residuos. “Es una oportunidad de demostrar que, a través de la participación ciudadana, nos importa el entorno en el que vivimos”, apunta el edil de Medio Ambiente.

El pasado año, Yebes se sumó al proyecto ‘Mi pueblo sin basuraleza’ que promueve la conservación de los espacios naturales. En cuya carta de adhesión se asumió el compromiso de sensibilizar a vecinos y visitantes frente al abandono de ‘basuraleza’, actuando como parte activa en la transmisión de los mensajes de las campañas de sensibilización que se realicen. Así como a colaborar para facilitar a las organizaciones y asociaciones locales el apoyo institucional que precisen para posibilitar el desarrollo de actividades que promuevan la conservación de los entornos y la sensibilización de los ciudadanos frente a este problema. “Cada persona y cada acción cuentan, pero este esfuerzo de sensibilización para acabar de una vez por todas con la basura que se abandona en nuestros entornos más próximos debe ir acompañado de gestos”, reivindica Vidal Gaitán.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

El 1 de junio finalizó el plazo para que los propietarios de solares realizasen estos trabajos y, de acuerdo con la ordenanza municipal, se les recordará esa obligación antes de que el Ayuntamiento actúe de forma subsidiaria


Un tractor de 1.498 cc de cilindrada, 29 CV de potencia, control de elevación por posición, tracción doble con cuatro ruedas motrices, enganche trasero y dos tomas hidráulicas. Son las principales características del nuevo vehículo que el Ayuntamiento de Yebes ha incorporado al parque móvil municipal y que, en esta época del año, se destinará a labores de limpieza y desbroce de parcelas. Dotado de dispositivo TDF (toma de fuerza) trasera y ventral, está equipado con una serie de aperos para la realización de estas funciones, como una segadora ventral, una desbrozadora de cadenas y un brazo articulado con cuchillas flotantes de tres metros de alcance. Además, el tractor está preparado para realizar trabajos de carga con pala y limpiar terrenos, abrir zanjas o hacer o eliminar bordos gracias a una cuchilla niveladora trasera. Una cuña delantera servirá para retirar la nieve acumulada en las aceras en los episodios de nevadas del invierno, habituales en este municipio situado en la cota 900 metros sobre el nivel del mar.

En estas próximas semanas se empleará a fondo en la limpieza y desbroce de praderas en los parques y jardines de Valdeluz, así como en los solares de titularidad municipal de este núcleo urbano. “Una jornada de trabajo con este vehículo equivale a una semana con una máquina desbrozadora de mano, por lo que vamos a conseguir una contrastada eficacia y ahorro notable de tiempo”, explica Vidal Gaitán, concejal de Medio Ambiente. Los implementos que integran el nuevo tractor permiten una mejor maniobrabilidad, sobre todo, en las zonas de arbolado, así como una mayor eficacia para trabajos en terrenos con desnivel y en pendiente. Los aparejos adquiridos están especialmente adaptados a terrenos irregulares y ofrecen una respuesta óptima en zonas de trabajo con piedra. A 35.650 € ha ascendido la compra del vehículo, que incluye la media docena de complementos incorporados, por lo que Gaitán asegura que “en muy pocos años habremos amortizado la inversión”.

El 1 de junio acabó el plazo dado a los propietarios de parcelas en suelo urbano o urbanizable para que dejasen esos terrenos libres de hierbas secas y broza, que pueden suponer un riesgo para la seguridad pública. Tal y como establece la ordenanza reguladora, en los próximos días el Ayuntamiento de Yebes recordará esa obligación a los titulares que no hayan efectuado aún esa limpieza antes de proceder a la ejecución subsidiaria de los trabajos de limpieza, lo que llevará aparejada el pago de su importe y una multa que podría oscilar entre seiscientos y 6.000 €. “La concurrencia de vegetación seca y temperaturas por encima de 30º grados hace que aumente el riesgo de incendio durante el periodo estival, por lo que debemos ser corresponsables en la aplicación de la norma”, opina Miguel Cócera, alcalde de Yebes. Que recuerda otro aspecto regulado en la normativa como es la obligatoriedad de realizar el cerramiento de las parcelas, así como la reposición del vallado cuando este haya sufrido desperfectos o deterioro.

Cada año, el Ayuntamiento de Yebes requiere por carta a los propietarios de las parcelas de naturaleza urbana que pudieran estar afectados por esta ordenanza, para que procedan a su limpieza y desbroce y las mantengan en condiciones de seguridad y salubridad. “Vamos a ser escrupulosos y estrictos para que se cumpla esta norma y aplicaremos el régimen sancionar hasta las últimas consecuencias a quienes quebranten esta obligación”, advierte Gaitán. Yebes cuenta con más de 360.000 metros cuadrados de superficie verde, que se distribuyen en catorce parques y zonas ajardinadas, lo que significa que cada vecino toca a 76 metros cuadrados.

El 1 de junio finalizó el plazo para que los propietarios de solares realizasen estos trabajos y, de acuerdo con la ordenanza municipal, se les recordará esa obligación antes de que el Ayuntamiento actúe de forma subsidiaria

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Es la sexta fase del plan de renovación del alumbrado público en este municipio, que desde 2017 ha aminorado el consumo energético en un 60% y logrado un ahorro a las arcas municipales de más de 70.700 euros


 

Hasta un 65% de ahorro en el consumo eléctrico, mínimos costes de mantenimiento, superior vida útil gracias a la mejor eficiencia de carga, resistentes a las vibraciones y alta eficacia óptica. Son algunas de las ventajas de las lámparas LED que el Ayuntamiento de Yebes ha instalado en 70 farolas del Parque de la Paz y los Derechos Humanos de Valdeluz y que reemplazan a las viejas bombillas de vapor de sodio y los aparatosos báculos de globo.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

En los talleres organizados por la Concejalía de Medio Ambiente con la colaboración de la Asociación ‘Micorriza’ han participado 227 alumnos de Educación Primaria en sesiones teórico-prácticas al aire libre


 

Con el objetivo de visibilizar la biodiversidad faunística presente en Yebes y Valdeluz y reducir la huella ecológica dejada por el ser humano, el Ayuntamiento de Yebes ha organizado esta semana una serie de sesiones teórico-prácticas y al aire libre sobre conocimiento del entorno y concienciación ecológica con la colaboración de la Asociación Nacional ‘Micorriza’. Que ha permitido descubrir a los escolares de 1º, 2º y 3º de Primaria la fauna con la que conviven con ayuda de imágenes, sonidos y distinto material biológico, como cuernas, cráneos o plumas. Y que ha tenido una parte práctica con la realización de un taller de huellas en arcilla de especies de la fauna local. Detrás de esta iniciativa está la convicción de que “concienciando desde edades tempranas ayudaremos a mejorar el uso público de un paraje como el bosque de Valdenazar”, esgrime Vidal Gaitán, concejal de Medio Ambiente. Cerrado por parada biológica desde el 31 de marzo por la elevada afluencia de visitantes, el responsable de esta área asegura que “los niños de hoy tienen el futuro de este paraje en sus manos y debemos prepararlos para ese momento”.

Dirigido a los alumnos de 4º, 5º y 6º de Primaria, el taller ‘Nuestra huella ecológica’ ha posibilitado que conocieran de primera mano este concepto, un indicador de sostenibilidad que mide el impacto que deja en el entorno nuestro modo de vida. De la mano de la Asociación ‘Micorriza’, se han mostrado ejemplos de los rastros que el ser humano deja como especie ecológica (de carbono, hídrico o alimentario) y han aprendido cómo reducirla. Sobre la faceta práctica, se les ha enseñado a calcular esa huella ecológica y el proceso de separación de residuos. Con el fin de ofrecer una educación ambiental eficaz, divertida y amena, ambos talleres se han desarrollado bajo la premisa de ‘aprender jugando’, porque “sabemos por experiencia que la aplicación práctica de los conocimientos teóricos es asumida mejor por los niños cuando recuerdan la actividad no solo por lo aprendido, sino por la sensación de haber vivido una experiencia nueva y entretenida”, dice Rafa Marco, ingeniero de Montes de la Asociación ‘Micorriza’.

Microescuelas 2021 es un programa de educación ambiental que aprovecha la cercanía de un espacio natural como el bosque de Valdenazar como recurso didáctico ambiental, circunstancia que permite enlazar el conocimiento del medio natural con la sensibilización ambiental. Esta experiencia educativa y didáctica está incluida en los objetivos del Plan de Gestión del bosque de Valdenazar y tendrá su continuidad el próximo mes de septiembre, en el inicio del curso escolar 2021-2022, con otros dos talleres de aves y plantas del entorno y una salida interpretativa a este parque forestal. La Asociación Nacional ‘Micorriza’, que colabora estrechamente con la Concejalía de Medio Ambiente desde hacer varios años en la organización de actividades de concienciación ambiental y conocimiento del entorno, ha sido reconocida con el premio CONAMA a la Sostenibilidad de Pequeños y Medianos Municipios. En estos talleres que se han desarrollado el martes, miércoles y jueves de esta semana, han tomado parte 227 alumnos de los ciclos inicial, medio y superior de Educación Primaria del CEIP ‘Jocelyn Bell’ de Valdeluz.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Cinco de ellos en el patio del colegio ‘Jocelyn Bell’ y siete en el parque ‘Federico García Lorca’ de Valdeluz, a los que hay que añadir una docena de olivos, cuatro almendros y 20 almeces en diferentes lugares del municipio


 

‘Que estos ejemplares de olmo plantados en la primavera de 2021 sirvan de testimonio y enseñanza para las generaciones venideras de la importancia que estos árboles tuvieron antaño (…) desde hoy, vuelven a formar parte del paisaje y la cultura de este municipio’. Es parte de la leyenda que se puede leer en las placas conmemorativas que se han colocado en el patio delantero del colegio público ‘Jocelyn Bell’ y en el parque ‘Federico García Lorca’ de Valdeluz. Que han sido los lugares elegidos para plantar los doce olmos resistentes a la grafiosis que, en apenas unas semanas, ya muestran los primeros brotes y que han sido donados por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. En colaboración con la Universidad Politécnica de Madrid, ambos organismos lideran un programa de mejora y conservación de los olmos ibéricos. De esta forma, el Ayuntamiento de Yebes cumple con uno de los requisitos esenciales de este acuerdo de donación, que es plantar en suelo público estos retoños inmunes a la enfermedad que durante el siglo pasado asoló Europa y acabó con centenares de ejemplares en la Península Ibérica.

Esta actuación medioambiental forma parte de la campaña de primavera que el Ayuntamiento de Yebes lleva a cabo de manera periódica en esta época del año. Que en esta ocasión ha incluido una docena de olivos y cuatro almendros, todos ellos plantados en el parque ‘Federico García Lorca, una zona verde y de esparcimiento ubicada entre el CEIP ‘Jocelyn Bell’ y la línea férrea de Alta Velocidad de 31.457 m2, que hace menos de una década se encontraba completamente abandonada y yerma. “Hemos transformado una lengua de terreno que alguien se encargó de dejar al margen de la zona de mantenimiento previsto por aquel entonces, en una de las áreas recreativas más apreciadas del municipio”, explica Vidal Gaitán, concejal de Medio Ambiente. Además, se han sembrado otra media docena de pinos en el parque de la Tirolina de Yebes que, al igual que el resto, han quedado conectados a los sistemas de riego automático existentes en estas dos superficies verdes.

Además, la empresa encargada del mantenimiento y conservación de los parques y jardines de este municipio también ha sembrado 200 ejemplares de agapantos en la zona del lago de Valdeluz. Que a partir del verano y hasta el inicio del otoño mostrarán sus vistosas flores azules y blancas y contribuirán a dar colorido a uno de los espacios más concurridos del municipio. Semanas atrás, también se plantaron 150 photinias en la glorieta de acceso a Valdeluz, una especie arbustiva de color rojizo que es una de las más propicias para la formación de setos. A este conjunto de intervenciones hay que añadir la siembra de otros 20 ejemplares de almez, una especie arbórea muy apreciada en jardinería, que ya florecen en el parque ‘Federico García Lorca’ de Valdeluz y que han sido donados por la Diputación Provincial en el marco de la campaña anual de repoblación que promueve esta institución. Además de las 48 encinas y media docena de almendros que el pasado mes de febrero se plantaron en el bosque de Valdenazar con ocasión de la celebración del Día del Árbol 2021.

Hace más de tres años, Yebes se sumó al proyecto ‘Un olmo, mil historias’ que promueven diversas entidades y organizaciones naturalistas, entre ellas, el Ministerio para la Transición Ecológica y la Asociación Nacional ‘Micorriza’, con la que la Concejalía de Medio Ambiente trabaja codo con codo desde haces años en la divulgación y concienciación de los valores medioambientales que atesora este municipio. Fue el 16 de diciembre de 2017 con motivo de la plantación de un olmo resistente a la grafiosis donado por el Ministerio de Agricultura junto a la ermita de la Virgen de la Soledad de Yebes. Que hoy muestra un saludable y vigoroso aspecto. “Aletargado e ingrato en invierno como cualquier árbol de hoja caduca, en primavera recobra el aliento y la savia circula con energía por el tronco y sus ramas recién nacidas”, indica Gaitán. Con estos trece ejemplares de Ulmus minor, el Ayuntamiento de Yebes recupera la imagen de un árbol que fue testigo fiel del paso de varias generaciones y que en el callejero incluso cuenta con su propia plaza.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s