Uno de los retos de esta experiencia artística y emocional ha sido la elaboración de libros de artista a partir del poema de una amiga, que cada uno resolvió de acuerdo a sus emociones e interpretaciones


Gabriela se desenvuelve como pez en el agua con los programas de diseño gráfico, si bien la creación artística no era la suyo. De formación informática, a Gladys le fue fatal con la pintura en el bachillerato. Como el que acude a un museo, lee un libro o ve una película, Santiago sabía lo justo y necesario sobre el tratamiento del color. Sin embargo, todos ellos han descubierto algo en común: la creatividad. A la que han dado rienda suelta en el taller de dibujo y pintura de Yebes y Valdeluz. Bajo la dirección del artista plástico José Luis Sosa, hasta el próximo 29 de junio el Centro Cultural de Valdeluz acoge una exposición con los diferentes universos de los alumnos. Que son el resultado de experimentar con las técnicas pictóricas que mejor se adecuaban a sus habilidades y en las que han estado enfrascados a lo largo del curso. Acrílico, pastel, acuarela o lápiz, en la pintura han encontrado un espléndido vehículo de expresión plástica y emocional.

Sosa admite que no tuvo que depurar ningún defecto, corregir métodos ni aleccionar a sus discípulos para que se decantasen por una determinada solución, técnica o elaboración. Por un estilo u otro. Para no influir en los criterios, permitió que cada uno explorara las cualidades de acuerdo a su creatividad. “Cuando el maestro está presente, es un problema”, acepta. Porque él mejor que nadie sabe que si se hubiese involucrado directamente en esa faena, el resultado hubiera sido el suyo. “Al contrario, lo que he buscado y conseguido es que cada uno encontrase el ritmo y mano para transmitir y reflejar su propia personalidad”, explica el responsable del taller, que se considera a sí mismo no un profesor sino un “orientador y educador”. En varios casos, la evolución ha sido enorme pues llevaban años sin coger un lápiz y se han atrevido con la acuarela, una de las artes pictóricas más complejas.

Especialmente admirable es el caso de Santiago, que a sus 73 años aún tiene la motivación y empeño necesarios para situarse frente al caballete. Es la voz de la experiencia. “Cuando era joven tenía más ruido y compulsiones, más ganas de comerme el mundo. Quería hablar. Ahora, escucho”, cuenta. Al ver el resultado de sus obras, declara orgulloso que eso es lo que necesita contar al mundo. Hoy, busca retratar la depresión. Pero sin fealdad. “Lo que ha salido de dentro de mi tiene mucho color; igual que escribir un poema, pintar es sacar cosas de la memoria y ponerlas a la vista de la consciencia”, explica. Imágenes que estaban ocultas y navegando en un segundo plano, que hacían ruido y molestaban pero que, al expresarlas y reproducirlas sobre el lienzo, se convierten en parte de la vida y se acomodan con el resto de las cosas. “Es un crecer, una ayuda, un descubrimiento. Un modo de filosofar. Cuando me enfrento a un cuadro desconozco de antemano qué va a salir. Es el lado oscuro, líneas y colores que no me angustian y que luego acomodo para que expresen mi mundo interior”, precisa.

Un reto que aceptaron los alumnos del taller de dibujo y pintura de Yebes y Valdeluz fue crear piezas de arte cuyo concepto implicase una conexión de ideas. A partir del poema escrito por una amiga, que sirvió de fuente de inspiración para todos. Son los llamados ‘libros de artista’ donde se conjuga imagen y texto, predominando por lo general aquella sobre este. Una forma de expresión a modo de simbiosis de múltiples combinaciones que se expresan en distintos lenguajes y soportes de comunicación. Eso le da un sentido lúdico y participativo a la obra pues el libro de artista se puede ver, tocar, hojear, sentir, manipular y hasta oler. “Ha sido un proceso de creatividad en estado puro donde cada uno resolvió ese desafío partiendo de un mismo punto y en base a un criterio interpretativo de emociones, sentidos y mensajes”, explica José Luis Sosa, director del taller.

Todos los participantes en esta experiencia confiesan que ha supuesto una “oportunidad” de juntarse y empezar a reconstruir desde cero. “Es muy gratificante que nuestros artistas tengan un espacio en el que puedan crear y expresar. Y que un artista de la talla y valía humana de Jose Luis Sosa les ayude a separar la cáscara del grano”, afirma Juan Antonio Perojo, concejal de Cultura. Porque muchos de los alumnos no sabían lo que guardaban dentro y se han quedado sorprendidos. “Había una mano que desarrollar. Así que este viaje ha sido todo un descubrimiento”, concluye el edil.

 

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

La biblioteca municipal se ambientó para la ocasión con un cielo de estrellas titilantes y un mural de telón de fondo confeccionado por los internos de la URR Alcohete, que dieron color y calor a una treintena de historias


 

‘La estrella flor’, ‘El hombre que quiso conocer a la Luna’, ‘Estrella fugaz’, ‘A qué sabe la Luna’, ‘Polvo de estrellas’ o ‘Tres ratones en la Luna’. Son algunos de los títulos de las narraciones que este sábado se contaron y escucharon en el VI Maratón Viajero de los Cuentos, los programas paralelos que en los días y horas previas al XXVII Maratón de los Cuentos de Guadalajara recorren 17 municipios de la provincia. En esta sexta edición se han batido todas las cifras de participación que este evento había registrado en los años precedentes; por primera vez, sobre el escenario de la biblioteca municipal de Valdeluz que se había engalanado para la ocasión con decenas de estrellas titilantes pasaron más de medio centenar de narradores que, en grupo o en solitario, relataron una treintena de historias. En la mayoría de los casos, los participantes quisieron ser fieles a la temática elegida por la organización, que no era otra que el mágico y fascinante mundo de las estrellas.

A las once la mañana, el maratón se inauguraba con el tradicional selfie a cargo del bibliotecario Álvaro Pérez que inmortalizó en imágenes al público presente en esos momentos. Como ya es habitual, el encargado de abrir esta fiesta de las palabras fue el alcalde Miguel Cócera que narró el cuento ‘La estrella que me oyó’. “Sin duda, el argumento elegido este año y con el que nuestro municipio está tan identificado ha supuesto una motivación añadida para los vecinos, muchos de los cuales intervenían por primera vez”, valora Juan Antonio Perojo, concejal de Cultura. Tras seis ediciones, se ha convertido en uno de los acontecimientos culturales más multitudinarios de los que se celebran a lo largo del año en este municipio, que es esperado por muchos. El bibliotecario, que es el auténtico alma mater de esta celebración, admite que “es verdad que en esta ocasión hemos dado un paso adelante en la calidad de las historias”, por lo que ha querido agradecer el esfuerzo realizado por los narradores.

De manera individual o teatralizada, con atrezzo y marionetas, a cargo de los miembros de los talleres de animación a la lectura o musicalizados. Un total de cincuenta y tres narradores de todas las edades desfilaron por el VI Maratón Viajero de los Cuentos de Valdeluz cuyo mural ilustrativo que, un año más sirvió de telón de fondo, fue confeccionado por los internos de la Unidad Residencial y Rehabilitadora de Alcohete. También en esta edición se ha logrado una notable mejoría en la decoración ambiental, que corrió a cargo del equipo de la Red de Bibliotecas Municipales de Yebes y Valdeluz y Alejandra Sánchez y Adrián Mateos, alumnos del ciclo formativo de ‘Animación sociocultural y turismo’ del Colegio Diocesano que están realizando las prácticas en el municipio y que prepararon las letras que adornaban el escenario y las estrellas brillantes que iluminaban el cielo. Tampoco quiso faltar a la cita el Aula Municipal de Astronomía, la Escuela Infantil y de Música o la Asociación de Familias Numerosas de Guadalajara. De la parcela ilustradora se encargaron Jose Luis Sosa y David Guijarro, que plasmaron muchos relatos en dibujos.

De forma paralela y durante toda la jornada matinal se celebró en los exteriores del Centro Cultural de Valdeluz un mercadillo del libro y artesanía, que tenía un cariz solidario. De la mano de la Asociación de Voluntarios de Yebes y Valdeluz y la Asociación de Familias Numerosas, en el que también tomaron parte algunos negocios locales y vecinos a título particular. Pero si hubo un aspecto que sobresalió por encima del resto fue el papel del público, que durante más de tres horas estuvo al pie del cañón dando su aliento y ánimo a los narradores. Por eso, desde la Concejalía de Cultura se ha querido destacar este detalle porque “tan importante o más que la decisión de contar es la voluntad de los espectadores de escuchar, que son los que dan sentido a esta conmemoración de la palabra dicha”.

Una de las novedades más destacadas de esta sexta edición del Maratón Viajero de los Cuentos de Yebes y Valdeluz fue la sesión nocturna. Desgraciadamente, la climatología adversa imposibilitó que se celebrase al aire libre en el lugar previsto, que era el mirador y praderas del lago central. Así que el público y los contadores se pusieron a cobijo de la lluvia y el frío reinantes en la biblioteca de Valdeluz, lo que no fue impedimento para que se recrease un ambiente mágico. Más de medio centenar de personas asistieron a la función para adultos, que se prolongó hasta la medianoche y que al término coincidieron en que había sido un éxito. Junto a los narradores inscritos, no faltaron los espontáneos que se atrevieron a improvisar historias. Como el narrador Pep Bruno, que se encontraba en el patio de butacas, o Luisa Borreguero de ‘La Caperuza Roja’. También el Coro de Valdeluz aportó su grano de arena a tan amena velada con un repertorio latino de tonadillas brasileñas y quechuas. En el elenco de trovadores estaba la narradora profesional Charo Pita, que había participado en la sesión matinal y que sorprendió a propios y extraños con varias historias fascinantes.

Este año, la Unidad Residencial y Rehabilitadora de Alcohete se incorpora por vez primera al programa paralelo del Maratón de Cuentos de Guadalajara. De la mano de la biblioteca de Valdeluz, este viernes los internos del centro terapéutico recibirán la visita del narrador, actor y rapsoda valenciano Domingo Chinchilla. Además, el Ayuntamiento de Yebes también ha querido colaborar en la programación de la capital desde el Aula Municipal de Astronomía. El sábado, un grupo de asistentes al maratón tendrán la ocasión de conocer las instalaciones del Observatorio de Yebes en una doble sesión matutina.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Se da así respuesta a una de las demandas que aparecían en las encuestas con un contrato que el Ayuntamiento de Yebes sacará a concurso tras el verano y que podría generar dos puestos de trabajo


El próximo mes de septiembre, el Ayuntamiento de Yebes tiene previsto adjudicar el contrato de gestión de la cafetería del Centro Deportivo Municipal ‘Valdeluz’. Con el fin de que este nuevo servicio esté listo y a pleno funcionamiento para la próxima temporada 2018-2019. Una oferta que redundará en beneficio de los cerca de 400 usuarios que todos los meses utilizan esta instalación deportiva y de los cientos de visitantes que a lo largo del año asisten como espectadores a las pruebas y competiciones que se celebran en este complejo. Al mismo tiempo, contribuirá a complementar y reforzar la oferta de restauración de Valdeluz, que en la actualidad se limita a dos negocios. “No con la intención de competir con estos establecimientos, que tienen su propia clientela, sino para que los usuarios del polideportivo repongan fuerzas tras concluir la actividad o el público deguste un refrigerio durante su estancia”, explica José Villarino, concejal de Deportes.

En los próximos días se iniciarán las obras de construcción de este proyecto, que tienen un plazo de ejecución de poco más de tres meses. Ubicada en el lateral sur del vestíbulo de acceso, entre el edificio principal y el rincón sur en el que se localizan la pista de patinaje, el gimnasio al aire libre y la cancha de vóley playa, la cafetería dispondrá de una superficie útil de unos 30 metros cuadrados. Además de la zona privada de barra y atención al público, contará con un reducido patio exterior de poco más de 7 metros cuadrados. En definitiva, será una edificación anexa que se sumará a la superficie integral del vestíbulo. Con la que además de dar servicio a usuarios y visitantes, el Ayuntamiento de Yebes quiere que sea una actividad generadora de empleo, ya que podría requerir un par de puestos de trabajo de carácter estable para atender la demanda, “que en muchos eventos llega a ser multitudinaria”.

Esta construcción modular aprovechará el sistema de servicios de que dispone el complejo deportivo y que comprende el abastecimiento de agua, suministro eléctrico y de gas, telefonía, evacuación de aguas, recogida de basura y telecomunicaciones. En cuanto a los materiales y sistemas elegidos para el proyecto constructivo, garantizan unas condiciones idóneas de higiene, salubridad y protección del medioambiente, con los que se alcanzarán unos estándares convenientes de estanqueidad y limpieza en el ambiente interior del edificio, lo que evitará el deterioro del ambiente inmediato al garantizarse una adecuada gestión de toda clase de residuos. “Con el objetivo último de prestar un servicio que era ampliamente demandado tanto por los usuarios como los visitantes”, opina Villarino.

Pero este servicio de cafetería no solo atenderá las necesidades de los deportistas, usuarios y público en general en las competiciones deportivas. Durante todo el año, el CDM Valdeluz alberga una serie de eventos que, bajo la tutela de la marca ‘Valdeluz Ferial’, convierten esta instalación en un magnífico escaparate. Se trata de eventos no deportivos de carácter nacional e internacional que congregan a miles de personas y que están dedicados al mundo de las mascotas, la divulgación científica a través de Expoastronómica, los juegos de mesa o el sector empresarial. “Con la puesta en marcha de este servicio damos un salto de calidad dado que ofrecerá una atención completa a los ciudadanos durante su estancia en el polideportivo, al mismo tiempo que cubre el resto de necesidades”, argumenta el concejal de Deportes sobre las prestaciones de una instalación deportiva que es considerada por muchos como una de las más funcionales y mejor equipadas de Castilla-La Mancha.

El pasado mes de mayo, la Concejalía de Urbanismo dio por concluidas las obras de cerramiento exterior del CDM Valdeluz, que hasta ahora conservaban el vallado de obra.

 

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Se da así respuesta a una de las demandas que aparecían en las encuestas con un contrato que el Ayuntamiento de Yebes sacará a concurso tras el verano y que podría generar dos puestos de trabajo


El próximo mes de septiembre, el Ayuntamiento de Yebes tiene previsto adjudicar el contrato de gestión de la cafetería del Centro Deportivo Municipal ‘Valdeluz’. Con el fin de que este nuevo servicio esté listo y a pleno funcionamiento para la próxima temporada 2018-2019. Una oferta que redundará en beneficio de los cerca de 400 usuarios que todos los meses utilizan esta instalación deportiva y de los cientos de visitantes que a lo largo del año asisten como espectadores a las pruebas y competiciones que se celebran en este complejo. Al mismo tiempo, contribuirá a complementar y reforzar la oferta de restauración de Valdeluz, que en la actualidad se limita a dos negocios. “No con la intención de competir con estos establecimientos, que tienen su propia clientela, sino para que los usuarios del polideportivo repongan fuerzas tras concluir la actividad o el público deguste un refrigerio durante su estancia”, explica José Villarino, concejal de Deportes.

En los próximos días se iniciarán las obras de construcción de este proyecto, que tienen un plazo de ejecución de poco más de tres meses. Ubicada en el lateral sur del vestíbulo de acceso, entre el edificio principal y el rincón sur en el que se localizan la pista de patinaje, el gimnasio al aire libre y la cancha de vóley playa, la cafetería dispondrá de una superficie útil de unos 30 metros cuadrados. Además de la zona privada de barra y atención al público, contará con un reducido patio exterior de poco más de 7 metros cuadrados. En definitiva, será una edificación anexa que se sumará a la superficie integral del vestíbulo. Con la que además de dar servicio a usuarios y visitantes, el Ayuntamiento de Yebes quiere que sea una actividad generadora de empleo, ya que podría requerir un par de puestos de trabajo de carácter estable para atender la demanda, “que en muchos eventos llega a ser multitudinaria”.

Esta construcción modular aprovechará el sistema de servicios de que dispone el complejo deportivo y que comprende el abastecimiento de agua, suministro eléctrico y de gas, telefonía, evacuación de aguas, recogida de basura y telecomunicaciones. En cuanto a los materiales y sistemas elegidos para el proyecto constructivo, garantizan unas condiciones idóneas de higiene, salubridad y protección del medioambiente, con los que se alcanzarán unos estándares convenientes de estanqueidad y limpieza en el ambiente interior del edificio, lo que evitará el deterioro del ambiente inmediato al garantizarse una adecuada gestión de toda clase de residuos. “Con el objetivo último de prestar un servicio que era ampliamente demandado tanto por los usuarios como los visitantes”, opina Villarino.

Pero este servicio de cafetería no solo atenderá las necesidades de los deportistas, usuarios y público en general en las competiciones deportivas. Durante todo el año, el CDM Valdeluz alberga una serie de eventos que, bajo la tutela de la marca ‘Valdeluz Ferial’, convierten esta instalación en un magnífico escaparate. Se trata de eventos no deportivos de carácter nacional e internacional que congregan a miles de personas y que están dedicados al mundo de las mascotas, la divulgación científica a través de Expoastronómica, los juegos de mesa o el sector empresarial. “Con la puesta en marcha de este servicio damos un salto de calidad dado que ofrecerá una atención completa a los ciudadanos durante su estancia en el polideportivo, al mismo tiempo que cubre el resto de necesidades”, argumenta el concejal de Deportes sobre las prestaciones de una instalación deportiva que es considerada por muchos como una de las más funcionales y mejor equipadas de Castilla-La Mancha.

El pasado mes de mayo, la Concejalía de Urbanismo dio por concluidas las obras de cerramiento exterior del CDM Valdeluz, que hasta ahora conservaban el vallado de obra.

 

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Se da así respuesta a una de las demandas que aparecían en las encuestas con un contrato que el Ayuntamiento de Yebes sacará a concurso tras el verano y que podría generar dos puestos de trabajo


El próximo mes de septiembre, el Ayuntamiento de Yebes tiene previsto adjudicar el contrato de gestión de la cafetería del Centro Deportivo Municipal ‘Valdeluz’. Con el fin de que este nuevo servicio esté listo y a pleno funcionamiento para la próxima temporada 2018-2019. Una oferta que redundará en beneficio de los cerca de 400 usuarios que todos los meses utilizan esta instalación deportiva y de los cientos de visitantes que a lo largo del año asisten como espectadores a las pruebas y competiciones que se celebran en este complejo. Al mismo tiempo, contribuirá a complementar y reforzar la oferta de restauración de Valdeluz, que en la actualidad se limita a dos negocios. “No con la intención de competir con estos establecimientos, que tienen su propia clientela, sino para que los usuarios del polideportivo repongan fuerzas tras concluir la actividad o el público deguste un refrigerio durante su estancia”, explica José Villarino, concejal de Deportes.

En los próximos días se iniciarán las obras de construcción de este proyecto, que tienen un plazo de ejecución de poco más de tres meses. Ubicada en el lateral sur del vestíbulo de acceso, entre el edificio principal y el rincón sur en el que se localizan la pista de patinaje, el gimnasio al aire libre y la cancha de vóley playa, la cafetería dispondrá de una superficie útil de unos 30 metros cuadrados. Además de la zona privada de barra y atención al público, contará con un reducido patio exterior de poco más de 7 metros cuadrados. En definitiva, será una edificación anexa que se sumará a la superficie integral del vestíbulo. Con la que además de dar servicio a usuarios y visitantes, el Ayuntamiento de Yebes quiere que sea una actividad generadora de empleo, ya que podría requerir un par de puestos de trabajo de carácter estable para atender la demanda, “que en muchos eventos llega a ser multitudinaria”.

Esta construcción modular aprovechará el sistema de servicios de que dispone el complejo deportivo y que comprende el abastecimiento de agua, suministro eléctrico y de gas, telefonía, evacuación de aguas, recogida de basura y telecomunicaciones. En cuanto a los materiales y sistemas elegidos para el proyecto constructivo, garantizan unas condiciones idóneas de higiene, salubridad y protección del medioambiente, con los que se alcanzarán unos estándares convenientes de estanqueidad y limpieza en el ambiente interior del edificio, lo que evitará el deterioro del ambiente inmediato al garantizarse una adecuada gestión de toda clase de residuos. “Con el objetivo último de prestar un servicio que era ampliamente demandado tanto por los usuarios como los visitantes”, opina Villarino.

Pero este servicio de cafetería no solo atenderá las necesidades de los deportistas, usuarios y público en general en las competiciones deportivas. Durante todo el año, el CDM Valdeluz alberga una serie de eventos que, bajo la tutela de la marca ‘Valdeluz Ferial’, convierten esta instalación en un magnífico escaparate. Se trata de eventos no deportivos de carácter nacional e internacional que congregan a miles de personas y que están dedicados al mundo de las mascotas, la divulgación científica a través de Expoastronómica, los juegos de mesa o el sector empresarial. “Con la puesta en marcha de este servicio damos un salto de calidad dado que ofrecerá una atención completa a los ciudadanos durante su estancia en el polideportivo, al mismo tiempo que cubre el resto de necesidades”, argumenta el concejal de Deportes sobre las prestaciones de una instalación deportiva que es considerada por muchos como una de las más funcionales y mejor equipadas de Castilla-La Mancha.

El pasado mes de mayo, la Concejalía de Urbanismo dio por concluidas las obras de cerramiento exterior del CDM Valdeluz, que hasta ahora conservaban el vallado de obra.

 

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Con la participación de la narradora profesional Charo Pita, se prolongará desde las 11 de la mañana hasta las dos de la tarde y el objetivo en esta edición es superar por vez primera el medio centenar de historias contadas


Solo, en pareja, acompañados, con la familia o en grupo. En inglés o gallego, con mímica, junto a un instrumento musical o un kamishibai, o con canciones. Cualquier formato sirve si se trata de contar un relato y encandilar al público. Ese ambiente fantástico y mágico que se respira en torno a la palabra dicha se recreará un año más este sábado 9 de junio en la biblioteca municipal de Valdeluz. A donde recalará fiel a su cita el Maratón Viajero de los Cuentos, que alcanza su sexta edición. “Parece que era ayer cuando decidimos embarcarnos en aquella estimulante aventura y ya ha transcurrido un lustro de tradición y emoción”, rememora Juan Antonio Perojo, concejal de Cultura. Un evento que sin duda se ha consolidado con el paso del tiempo y que hoy ya es una de las señas de identidad de este municipio, “que ha convertido a la cultura en uno de los pilares de la gestión pública con una programación efusiva, polifacética, variopinta y original”, que se prolonga durante prácticamente todo el año.

Desde la Concejalía de Cultura y la Red de Bibliotecas Municipales animan a la participación en esta celebración de la palabra contada, que no es otra que el gran y maravilloso espectáculo de la narración oral. “Porque tan importante o más que el papel del contador que se sube al escenario lo es el del público; no tiene sentido que alguien quiera tomar la palabra si enfrente no tiene a alguien dispuesto a escucharla”, esgrime Perojo. Al igual que en la edición anterior, este año también habrá un maratón paralelo en torno a la ilustración, para el que también se precisan voluntarios que quieran recrear sobre el papel las historias que se cuentan en el escenario. Y habrá de forma simultánea una feria de artesanía y del libro a la que se sumarán unos cuantos negocios locales, vecinos a título particular y la Asociación de Voluntarios de Yebes-Valdeluz, siempre dispuesta a arrimar el hombro por esta causa.

Para participar en el Maratón Viajero de los Cuentos de Yebes y Valdeluz solo hay que tener algo que compartir. Y elegir el momento en el que hacerlo. Desde las 11 de la mañana cuando se alzará el telón y hasta las dos de la tarde, momento en el que el auditorio proclamará al unísono aquello de ‘colorin, colorado… este cuento se ha acabado’. En esta edición, la temática que ha elegido el Seminario de Literatura Infantil y Juvenil de Guadalajara, alma mater de este evento cultural de proyección mundial que nació allá por 1991, es el mundo de las ESTRELLAS. “Este año más que nunca estamos obligados a dar el do de pecho puesto que es un escenario que nos toca muy de cerca”, comenta el concejal de Cultura. Con este apasionante argumento como hilo conductor, se invita a los contadores a que hagan algún guiño a estos cuerpos celestes en sus historias.

De mantener el ritmo trepidante a lo largo de toda la mañana se encargará en esta sexta edición la narradora profesional Charo Pita. Desde su Galicia natal, contribuirá a que el frenesí de los relatos y las aventuras no decaigan y mantendrá al público en estado de efervescencia. Detrás de este VI Maratón Viajero de los Cuentos de Yebes y Valdeluz hay numerosas personas que aportan su grano de arena para que todo salga a pedir de boca. Como los internos de la Unidad Residencial y Rehabilitadora de Alcohete, que desde hace varios años se encargan de ilustrar el mural que sirve de telón de fondo al evento. O los alumnos y profesores de la Escuela Municipal de Música, que una vez más harán acto de presencia con sus instrumentos. O los más pequeños de la Escuela Infantil, que escenificarán el relato que han preparado para la ocasión. Y por supuesto los escolares del colegio público del municipio, que este año debutan con voz propia en este acontecimiento cultural.

Animado por la temática de este año, la Red de Bibliotecas Municipales ha querido afrontar el reto de una doble sesión. Además de la jornada matutina, este año habrá por primera vez una función bajo el cielo estrellado dirigida al público adulto. Desde el mirador del lago de Valdeluz, los narradores tendrán un inmejorable paisaje que sin duda servirá de fuente de inspiración. Para esa sesión nocturna ya ha confirmado su asistencia el coro de Valdeluz. Además, habrá unas cuantas sorpresas en forma de iluminación y atrezzo. Con tan interesante cajón de sorpresas, el Ayuntamiento de Yebes reconoce que este año el Maratón Viajero de los Cuentos reúne los ingredientes para que sea un rotundo éxito. De público y de historias con estrellas. Con el objetivo en el punto de mira de superar por vez primera el medio centenar de relatos. Y por aquello de predicar con el ejemplo, en la lista de narradores figura Miguel Cócera, alcalde de Yebes, que no ha faltado nunca a esta cita con la palabra, así como varios concejales del equipo de Gobierno.

 

 

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s