NP 28 08 2017

Este interno de la Residencia ‘El Balconcillo’ de Guadalajara expone su obra en la Sala de Arte del Centro Cultural de Valdeluz tras sacar a relucir esa habilidad hace cuatro años en los talleres de animación sociocultural


Lorenzo Martínez vino al mundo en septiembre de 1923 en el tranquilo pueblo de Vindel, en plena Alcarria conquense, donde hoy apenas quedan una decena de habitantes. A los casi 94 años, es un claro ejemplo de envejecimiento activo y del interés por seguir aprendiendo aspectos nuevos de la vida y, por qué no, desarrollar de paso la creatividad. Hace cuatro años sacó a relucir una habilidad que desconocía: la pasión por la pintura. Fue al incorporarse a los talleres de animación sociocultural de la Residencia ‘El Balconcillo’ de Guadalajara en la que está alojado. Ese descubrimiento tardío mantiene despierta su curiosidad por este género artístico y la magna obra de los grandes creadores. Lo que hace que pase horas y horas delante del caballete entusiasmado con la paleta de colores, que plasma sobre el lienzo, y a la búsqueda de la inspiración en los cuadros de los más célebres pintores.

Sin importar la época. Desde El Greco a Picasso pasando por los maestros del Renacimiento. Desde ‘El pelele’ de Goya a ‘El triunfo de Baco’ de Velázquez. Y es que, pincel en mano, Lorenzo se atreve con casi todo. Hasta el próximo 30 de agosto se pueden admirar una treintena de sus trabajos en la Sala de Arte del Centro Cultural de Valdeluz. “Con demasiada frecuencia pensamos que hacerse mayor es una complicación y no una oportunidad y olvidamos que cumplir años con salud es acumular experiencias, conocimientos y valores que las nuevas generaciones pueden aprovechar”, opina Aurora Herranz, concejal de Bienestar Social del Ayuntamiento de Yebes. Al acto de inauguración no faltaron los nietos de este nonagenario, que presumieron de ‘abuelo rumboso’. Tampoco quisieron perderse el evento algunos de sus amigos de la Residencia ‘El Balconcillo’ de Guadalajara y ‘La Alameda’ de Azuqueca de Henares, ambas gestionadas por el Grupo Adavir.

La Organización Mundial de la Salud define el envejecimiento activo como el proceso de optimización de las oportunidades de salud, participación y seguridad con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas a medida que envejecen. Acceder a estas dinámicas permite que las personas realicen su potencial de bienestar físico, social y mental a lo largo de todo su ciclo vital y participen en la sociedad de acuerdo con sus necesidades, deseos y capacidades, mientras el sistema les proporciona cuidados adecuados, protección y seguridad cuando precisan asistencia. Queda claro que con el envejecimiento activo se destierra esa “concepción negativa” de la madurez y la vejez humana en los últimos años de vida, que en la mayoría de los casos la sociedad relaciona con dependencia y paliativos. “El reto hoy es incrementar el rol activo de este colectivo y que su valor redunde en beneficios de otras generaciones”, afirma Herranz, que abunda en que “Lorenzo es la excepción que confirma la regla”.

No es la primera vez que el ‘abuelo pintor’ exhibe sus cuadros; años atrás participó en una exposición colectiva de los residentes del Centro Amavir ‘El Balconcillo’ que se organizó en la Biblioteca Pública de Guadalajara y que fue inaugurada por la Secretaria General de Asuntos Sociales del Gobierno regional. En esta ocasión, repite la experiencia en solitario con una muestra en la que reinterpreta un puñado de obras notables de pintores inmortales. Lo de menos es que Lorenzo no tenga una técnica depurada; el mérito reside en la capacidad de superación y el entusiasmo que derrocha con los pinceles. “De ahí la importancia de disponer de un entorno físico y social que promocione el envejecimiento activo y saludable en el ámbito en el que se desenvuelve”, valora la concejal de Bienestar Social, que es de la opinión que mantenerse activo a esta edad es “fundamental para abordar el reto del envejecimiento”.

Las últimas encuestas publicadas para dar a conocer a qué dedican el tiempo los mayores indican que, además del necesario para dormir y cuidar la salud y que equivale a unas 12 horas diarias, cerca del 97% ve la televisión, un 71% escuchan la radio y no llega al 10% quienes lo emplean en la lectura. El 70% suele pasear e ir a la compra, hasta un 43% realiza alguna actividad turística después de la jubilación y entre un veinte y un 30% aproximadamente participa en alguna asociación, en actividades culturales, asiste a cursos de manualidades o hace deporte. Pero lo más reseñable es el porcentaje de personas de edad avanzada a las que les gustaría realizar estas actividades, que llega al 40%. En esta opción se encuadra Lorenzo Martínez, que en 2013 descubrió la arteterapia, que utiliza la creación plástica como medio de expresión y para favorecer el conocimiento de uno mismo, el desarrollo personal, la mejora de la salud y la calidad de vida. Con casi 94 años a cuestas, este entusiasta abuelo ha aprendido a mirar su entorno con otros ojos, viendo realidades que hasta ahora pasaban desapercibidas. Como la luz, el color, los volúmenes o las situaciones que se generan a su alrededor y que son fuente de ideas e inspiración.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s