NP 09 12 2015 1a

El uso de estas plazas de aparcamiento en superficie está restringido a los vehículos que transporten a personas con movilidad reducida y se ubican en zonas de tránsito o de especial concurrencia de público


El Ayuntamiento de Yebes ha adoptado las medidas adecuadas para facilitar el estacionamiento de los vehículos que transportan a personas con discapacidad, en especial, en las cercanías de los centros e instalaciones que registran mayores afluencias de Valdeluz, como el consultorio médico, la farmacia, el centro cultural, la Escuela infantil, el polideportivo, las oficinas municipales o la iglesia parroquial. A tal efecto, la Concejalía de Urbanismo ha procedido a señalizar diversos estacionamientos en superficie para uso exclusivo de personas con discapacidad y cuyas plazas han sido identificadas con la señal internacional de accesibilidad, es decir, una marca vial o señalización horizontal de color azul y fondo blanco con el símbolo de una silla de ruedas y pintura antideslizante.

El artículo 166 del Real Decreto 1.428/2003, de 21 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento General de Circulación establece que ‘las marcas sobre el pavimento o marcas viales tienen por objeto regular la circulación y advertir o guiar a los usuarios de la vía, y pueden emplearse solas o con otros medios de señalización, a fin de reforzar o precisar sus indicaciones’. El concejal de Urbanismo apela a la “colaboración ciudadana” para que se respete el uso restringido y exclusivo de estas plazas de aparcamiento, “que están reservadas a aquellos vehículos que transportan a personas con movilidad reducida”. Vidal Gaitán explica que esta actuación se ha llevado a cabo “a petición de las personas que necesitan disponer de estos aparcamientos reservados para facilitar sus desplazamientos”.

Se trata de media docena de aparcamientos en línea con dimensiones reglamentarias y aptos incluso para vehículos adaptados. Para posibilitar la transición desde el vehículo a la acera, se ha provisto a todas las plazas habilitadas de un rampa de accesibilidad que elimina la diferencia de cota entre el aparcamiento y el bordillo. En aquellos casos en el que el lado del conductor quede hacia la calzada, se ha reservado una franja libre de obstáculos y de circulación continua de un metro y medio de ancho, de forma que el recorrido para incorporarse a la acera es mínimo. “Además de la señalización vial en el asfalto, hemos instalado señales verticales que indican que se trata de plazas reservadas y exclusivas para este tipo de conductores”, precisa Gaitán.

El artículo 94 del Reglamento General de Circulación que se refiere a los lugares prohibidos de parada y estacionamiento especifica en su apartado dos que dicha restricción se hará extensiva a ‘las zonas señalizadas para uso exclusivo de minusválidos’. “La señalización cumple con la normativa europea y estatal y es suficientemente indicativa de esa prohibición para que todos los conductores la respeten”, advierte Vidal Gaitán, concejal de Urbanismo.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s