NP 17 10 2016

El Ayuntamiento quiere implicar a varias entidades en un proyecto que pretende devolver la singularidad que tuvo como instalación militar mediante una actuación rigurosa, divulgativa y respetuosa


Con el informe favorable de la Comisión Provincial de Patrimonio, Yebes da el primer paso para dotar al refugio de la Guerra Civil que construyeron las unidades de zapadores del bando republicano en las entrañas del Sanatorio de Alcohete, de una figura de protección que acabe de una vez por todas con las “intrusiones descontroladas y bochornosos expolios” al que ha estado expuesto en los últimos años. En noviembre de 2014, el Ayuntamiento de Yebes se dirigió a la Consejería de Educación para solicitar la declaración de Bien de Interés Cultural para esta magnífica obra de ingeniería militar. La petición iba acompañada de un riguroso y profuso dosier con información documental e histórica de las características técnicas y arquitectónicas de este búnker subterráneo y la función estratégica que debía cumplir. Ahora, solo falta que la Consejería de Educación, Cultura y Deportes ratifique el acuerdo previo, que será oficial con la publicación de la resolución en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha.

El Ayuntamiento de Yebes ve así colmadas las expectativas que tiene para este “vestigio único” del conflicto bélico que sufrió nuestro país y sobre el que planea desarrollar una iniciativa que le devuelva la singularidad que tuvo un día. “La intención es diseñar un proyecto divulgativo y de restauración que aprecie la magnitud de esta construcción y que, al mismo tiempo, suscite el interés de la comunidad educativa y del público en general por la incidencia que la Guerra Civil española tuvo en la provincia de Guadalajara”, indica José Antonio Real, segundo teniente de Alcalde. Se trata de una actuación “compleja y ambiciosa” que requerirá la implicación de un conjunto de entidades. “Vamos a llamar a las puertas que sean necesarias puesto que estamos ante una oportunidad única para resucitar a un testigo silente y material de un periodo funesto de nuestra historia que, desde el más absoluto respeto y normalidad, conviene mantener en la memoria colectiva”, asegura el concejal.

‘Posición Saldón’ era uno de los nombres en clave de este búnker subterráneo que se excavó a diez metros de profundidad para cobijar al Estado Mayor del IV Cuerpo del Ejército de la II República, que estaba al mando del anarcosindicalista Cipriano Mera. Tras ‘El Capricho’ de Madrid, este es el segundo en importancia de los que sobrevivieron a la contienda. A partir de un entramado de pasillos y salas, el refugio se estructura en forma de U con dos largos túneles a modo de ramales. La estancia principal aloja una subestación eléctrica que conserva dos transformadores: uno coetáneo a la infraestructura y otro de datación posterior. Aunque sus usos no están del todo claros, los indicios apuntan a que pudo tener dormitorios, enfermería, sala de planos y estación de radio, instalaciones todos ellas destinadas a los oficiales puesto que la tropa estaba acuartelada en el Sanatorio de Alcohete.

Después de dos años en vía muerta, el Ayuntamiento de Yebes celebra que se haya reactivado este expediente y ya sea solo “cuestión de tiempo” la consecución de la categoría de monumento para una instalación que se construyó en 1937 y es uno de los tres refugios aislados del frente originarios de la Guerra Civil de los que se tiene constancia en España. Concebido para dirigir desde el subsuelo y en situación de emergencia a un ejército de unos 60.000 hombres, estaba equipado con elementos de ligera sobrepresión atmosférica y un pozo de ventilación en vertical de 12 metros para captar aire limpio que contrarrestase los efectos de los gases tóxicos que se pudieran acumular en el interior por la caída de bombas y proyectiles. Contaba con luz eléctrica autónoma, sistemas de bombeo de aire y agua y conexión telefónica segura.

Para realizar una planificación previa a la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC), el Ayuntamiento de Yebes constituyó hace algo más de un año una comisión de seguimiento en cuyo seno estudiar y analizar los proyectos que se podrían llevar a cabo en torno a la Posición Saldón. Historiadores, estudiosos de esta contienda y miembros del Colectivo ‘Guadarrama’, que en 2006 descubrieron este emplazamiento bélico, forman parte de este órgano. Además de Cipriano Mera, por el cuartel general de Alcohete también pasaron el coronel Segismundo Casado y el propio Juan Negrín, último presidente del Gobierno de la II República.

 

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s