NP 21 01 2016

Los interesados tienen que tener entre 8 y 12 años y se iniciarán en el manejo de este lenguaje de programación en las sesiones que se celebrarán este sábado y el próximo 30 de enero en la biblioteca municipal de Valdeluz


Un lenguaje de programación libre y gratuito ideado por el Instituto Tecnológico de Massachusetts, fácil y comprensible, con el que se crean y diseñan historias interactivas, juegos y animaciones que se pueden compartir con otras personas en la web. Es Scratch, una aplicación informática destinada  principalmente a los niños que les permite explorar y experimentar con los conceptos más básicos de programación de ordenadores mediante el uso de una sencilla conexión gráfica. Este lenguaje reúne unas características favorables para la formación educativa de las niñas y niños ya que les ayuda a pensar mediante cálculos numéricos y a aprender a abordar problemas de forma metódica. Por si fuera poco, ofrece oportunidades para improvisar, someter las ideas a prueba, y ensayar y corregir los errores que se hayan podido cometer en el proceso creativo.

El Ayuntamiento de Yebes ha organizado este sábado y el próximo 30 de enero dos sesiones para que las niñas y niños del municipio con edades comprendidas entre los 8 y 12 años, puedan aprender el manejo de este lenguaje programador. Solo hay 20 plazas disponibles, así que se requiere inscripción previa en la biblioteca municipal de Valdeluz, donde se desarrollarán las sesiones a partir de las 11 de la mañana. ‘Aprendiendo a programar jugando’ es el título de estos talleres gratuitos de Scratch, cuya regla es ‘Meet-Share-Learn’ (conoce-comparte-aprende). “Scratch estimula la creatividad del niño, le enseña a razonar de forma sistemática y apoya el trabajo en equipo, habilidades que son esenciales para la vida en el siglo XXI y que se deben adquirir a edades tempranas en una era tecnológica como la actual”, explica Juan Antonio Perojo, concejal de Nuevas Tecnologías. El único requisito para participar en esta divertida experiencia es saber manejar el ratón.

Los usuarios de Scratch han desarrollado una comunidad que ya supera los 8 millones de proyectos en todo el mundo. “Sin tener apenas conocimientos en la materia, con ayuda de esta plataforma un niño puede crear juegos educativos, actividades y animaciones; solo se requiere un ordenador y conexión a internet”, explica el concejal. Este lenguaje permite combinar objetos, gráficos, sonidos y secuencias de órdenes en un entorno de aprendizaje donde los niños son capaces de obtener resultados sin tener que aprender a escribir en un lenguaje de programación convencional. Esa programación se realiza a través de unos elementos que se denominan ‘piezas encajables’ con las que se pueden animar objetos que aparecen en la pantalla de forma muy sencilla e intuitiva.

Scratch se maneja desde un entorno que tiene a la vista todos los elementos que se necesitan para la programación: objetos, escenario y elementos del lenguaje. En la primera aproximación, el niño puede ver los resultados de su trabajo gracias a que esta plataforma tiene un elevado umbral de complejidad que viene determinado por la creatividad y el uso de las herramientas, así como amplias posibilidades para ayudar al niño a comprender muchos conceptos matemáticos. Además de juegos interactivos y animaciones con música, los participantes en estas dos sesiones también podrán crear producciones artísticas e incluso elaborar simulaciones. Los elementos de que dispondrán no se limitan a los dibujos, sino también sonidos. De hecho, podrán emplear los que vienen por defecto, añadir sonidos nuevos desde la web del proyecto o incorporar grabaciones propias, bien a través de la grabadora del entorno o mediante otra herramienta externa como el móvil.

Así pues, este sábado y el que viene las niñas y niños de Yebes y Valdeluz tienen una oportunidad única para dar sus primeros pasos en el mundo de la informática con una herramienta gratuita y sencilla de manejar que se puede descargar desde la web oficial de Scratch (https://scratch.mit.edu/scratch_1.4/). El empleo de esta herramienta también acerca al niño al concepto de las redes sociales, es decir, el de ‘share’ ya que posibilita que pueda compartir sus trabajos, programaciones y aplicaciones con amigos o compañeros de clase. “Vale la pena empezar a utilizar esta aplicación, no solo como alternativa de ocio sino en el ámbito educativo; no hay excusas ya que su gratuidad, facilitad de uso y posibilidades le convierten en algo más que un aliado en el mundo de la enseñanza”, opina Juan Antonio Perojo.

Con Scratch el aprendizaje de programación se convierte en un juego de niños, un sencillo lenguaje con el que se manipulan audios, gráficos y secuencias de comandos como si fuera un juego de bloques de construcción. De ese modo, los niños dejan de ser consumidores de tecnología para convertirse en creadores de sus propias historias o videojuegos. Y como dicen los creadores de esta plataforma, les enseña a tener más confianza en ellos mismos y a superar sus barreras para enfrentarse al futuro.

 

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s