NP 24 02 2017

El Ayuntamiento de Yebes acondicionará las parcelas para la siembra del ciclo primaveral y a finales de marzo, antes de su ocupación, organizará un curso de iniciación a la horticultura impartido por un agricultor profesional


Los huertos urbanos de Valdeluz ya tienen quiénes los cultiven durante los dos próximos años. En los tablones de anuncios del Ayuntamiento de Yebes y las oficinas municipales de Valdeluz está expuesta la relación de adjudicatarios de estas parcelas agrícolas con el resultado del sorteo que se celebró el pasado sábado. Tras los rigores invernales, los beneficiarios tomarán posesión de los 18 huertos que la Concejalía de Medio Ambiente pone a disposición de los vecinos empadronados. Antes y a finales de marzo, se les invitará a participar en un curso de iniciación a la horticultura que será impartido por un agricultor profesional. En esa jornada aprenderán nociones sobre agricultura ecológica y tradicional; abonado, siembra y plantación; las últimas técnicas para el control de plagas y enfermedades, o la rotación y asociación de cultivos.

Esta alternativa de ocio para los vecinos interesados en practicar la agricultura a un tiro de piedra de sus hogares se inauguró en la primavera de 2013. Cinco ediciones después, los valores que se quieren inculcar a los adjudicatarios siguen intactos: la alimentación sana, la gestión racional de los recursos, el respeto al entorno, la sensibilización ambiental, el desarrollo sostenible o el consumo responsable. Vidal Gaitán destaca el “grado de satisfacción” de los hortelanos a lo largo de estos años, “que se han esmerado en la observancia de los requisitos establecidos en la ordenanza municipal para la gestión y explotación de estos huertos”. El concejal de Medio Ambiente destaca la “espléndida labor” de algunos adjudicatarios, que con el lógico descanso de la tierra y el respeto a cada temporada, “han sido capaces de obtener hasta dos y tres cosechas durante el periodo de explotación”.

Tomates, pepinos, calabacines, berenjenas, patatas, pimientos y lechugas son los productos que más aceptación tienen entre estos agricultores urbanitas. “Con los desorbitados precios que han alcanzado algunos de estos frutos en el mercado, no cabe duda que sale a cuenta tener un huerto para abastecer la mesa”, valora Gaitán.  La ordenanza municipal que regula el funcionamiento de esta improvisada vega que se sitúa en las proximidades de las oficinas municipales de Valdeluz, establece un periodo de vigencia de la concesión de dos años. No obstante, el Ayuntamiento de Yebes podrá rescindir de forma unilateral el permiso en caso de que algún adjudicatario haga un uso indebido de los huertos. Así, la instalación y mantenimiento del sistema de riego por goteo será por cuenta del hortelano y la actividad agrícola se podrá desarrollar durante los siete días de la semana. Se deberán respetar los límites de cada parcela y mantenerla en perfecto estado de conservación.

La Concejalía de Medio Ambiente construyó a finales de 2012 los 18 huertos urbanos de Valdeluz en una parcela de propiedad municipal de 1.500 metros cuadrados. Cada uno de ellos está equipado con tomas individuales de agua y tiene una superficie de 36 m2. Los hortelanos disponen de una caseta en la que pueden almacenar los aperos y útiles de labranza y no podrán utilizar abonos y pesticidas que generen malos olores. Previamente a la toma de posesión de los huertos, se procederá a acondicionar el terreno de todas y cada una de las parcelas para dejarlas listas de cara a la siembra de productos del ciclo primaveral. De siete de la mañana a diez de la noche se podrá llevar a cabo la actividad agrícola y el Ayuntamiento de Yebes se encargará de controlar e inspeccionar de manera periódica el recinto para velar por el cumplimiento de las normas establecidas.

Al término de la concesión se devolverá a los adjudicatarios el importe de la fianza que habrán tenido que abonar previamente, que asciende a 80 euros, con la que se haría frente a posibles desperfectos. También deberán pagar la misma cantidad en concepto de explotación y consumo de agua. Uno de los requisitos de obligado cumplimiento es que las cosechas se destinen única y exclusivamente al consumo particular o la donación, “por lo que queda expresamente prohibida la venta de los productos o su mercadeo con ánimo de lucro, lo que será motivo de revocación de la concesión”, recuerda Vidal Gaitán, concejal de Medio Ambiente.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s