Compostaje

El recinto se ubica en las cercanías del Centro Cultural de Valdeluz, dispone de ocho depósitos de casi 4 metros cúbicos de capacidad y puede generar más de 5 toneladas de abono


Un proceso de transformación de la materia orgánica que permite la obtención de abono natural a partir de su descomposición. Es el compostaje, un sistema de generación de humus que se genera con la basura procedente de los hogares y que es susceptible de ser reciclada y devuelta a la tierra en forma mantillo para las plantas y cultivos. Esta semana el Ayuntamiento de Yebes ha inaugurado el centro municipal de compostaje, un recinto vallado que se ubica en las cercanías del Centro Cultural de Valdeluz donde los vecinos podrán arrojar los restos de comida, poda o césped que se podrá reutilizar después en forma de compost.

El recinto consta de ocho compostadoras de 470 litros de capacidad cada una que pueden llegar a almacenar casi 4 m3 de material de desecho y generar más de cinco toneladas de abono. Vidal Gaitán hace un llamamiento a los vecinos para que se haga un “uso correcto” de este servicio, “que es fundamental para completar el ciclo cerrado que se lleva a cabo en el interior de la compostadora para generar ese nitrato natural”. El compostaje es un proceso biológico que realizan los microorganismos (hongos, bacterias, etc) y otros organismos de mayor tamaño (lombrices, pequeños insectos, etc) cuya actividad hace que la temperatura de los materiales depositados se eleve hasta 65-70ºC. El edil de Medio Ambiente asegura que si entre el Ayuntamiento, que se encargará de la gestión, y los usuarios se garantizan estas condiciones “el proceso arrancará de forma normal alcanzando valores altos al principio para, una vez finalizado este, llegar a la temperatura ambiente”.

“Para completar el ciclo cerrado que se realiza de forma natural en el interior de los depósitos es fundamental que los usuarios arrojen aquellos residuos domésticos que se pueden descomponer”

Este proceso biológico y completamente natural requiere tres principios fundamentales en su elaboración: que los residuos orgánicos que se viertan en el interior del compostador tengan un contenido equilibrado de restos secos y húmedos, que la mezcla tenga suficiente aireación y que exista una cantidad de agua determinada durante las primeras fases del proceso. Para no alterar su transformación es fundamental respetar los materiales que son susceptibles de descomposición. La lista es muy amplia y abarca desde restos de fruta y verdura cocida y cruda, cáscaras de huevo, yogures, leche y queso o zumos de fruta, pero también tapones de corcho, papel de cocina, aceite y vinagre de ensalada, posos de café y bolsitas de infusiones, cartones de huevos, restos de vino y cerveza o papel sin tinta de color. También se pueden arrojar elementos del jardín, como césped, flores, hojas y plantas verdes y secas, restos de poda triturada o huerto, ceniza y serrín.

La basura diaria que se genera en los hogares contiene un 40% de materia orgánica, que puede ser reciclada y retornada a la tierra en forma de humus. De cada 100 kilos de basura orgánica se pueden llegar a obtener hasta 30 kilos de compost. Así se contribuye a reducir el volumen de los residuos sólidos urbanos que se trasladan al vertedero y plantas de valorización, al mismo tiempo que se logra reducir el consumo de abonos químicos. Gaitán recuerda que con el compostaje doméstico se emiten 5 veces menos de gases de efecto invernadero que el compostaje industrial necesita para tratar la misma cantidad de restos de cocina y jardín.

Los restos de la poda técnica que estos días han llevado a cabo los operarios de la empresa adjudicataria del mantenimiento y conservación de las zonas verdes del municipio, se destinarán a la elaboración del mulch, un manto natural formado por diversos materiales que contribuye a mantener la humedad y mejorar las condiciones del suelo. La Concejalía de Medio Ambiente tiene previsto esparcir este compuesto en las glorietas ajardinadas de Valdeluz, “con el objetivo de reducir la pérdida de agua del suelo, mejorar su estructura y minimizar el crecimiento de las malas hierbas”, explica Vidal Gaitán. El edil abunda en el “especial cuidado” que el Gobierno municipal ha puesto en el embellecimiento de estos elementos urbanos en el municipio.

Bajo el título ‘Composta’, la Concejalía de Medio Ambiente ha buzoneado en Valdeluz y Yebes un folleto que explica cómo utilizar de forma adecuada el centro de compostaje y detalla los desechos domésticos que se pueden compostar y aquellos que no se deben arrojar a los depósitos, que alterarían el proceso de descomposición. El abono natural resultante del proceso estará listo cuando presente un color marrón oscuro o negro, los restos depositados en el interior no se diferencien, desprenda un característico olor a bosque y no emita calor. El tiempo estimado para que la composta esté en condiciones de uso es de seis a ocho semanas y ese abono será reutilizado en parques, huertos y jardines.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s