La publicación de este catálogo es una de las acciones previstas en la Ordenanza para la protección del arbolado singular de interés local de este municipio, la primera de estas características que se aprobó en Guadalajara


 

El almendro del camino de Aranzueque, la encina de la Fuente Grande, el almendro viejo, el roble del Parque de la Concordia o las encinas centenarias de Valdenazar y del antiguo Camino Las Fuentes, que hoy salpican las calles del campo de golf de Valdeluz.

Son algunos de los árboles singulares que figuran en la Guía de Árboles de Interés Local que acaba de editar el Ayuntamiento de Yebes. Un compendió con los 24 árboles más emblemáticos que este municipio ha puesto a salvo a través de la Ordenanza municipal para la protección del arbolado singular de interés local, la primera de estas características que se aprobó en la provincia de Guadalajara. “Para que los vecinos conozcan el valioso patrimonio arbóreo y la riqueza forestal que atesoran Yebes y Valdeluz y con el que conviven a diario”, justifica Vidal Gaitán, concejal de Medio Ambiente. Iniciativa editorial que es el “primer paso” para sensibilizar a la población en la protección y conservación de estos elementos vitales y singulares, “que son sin duda alguna la mejor herencia que podemos transmitir a las generaciones futuras”.

La publicación de este catálogo es una de las acciones previstas en aquella ordenanza pionera que el Ayuntamiento de Yebes aprobó en mayo de 2015. Dividido en dos partes, la primera indaga sobre los méritos de este arbolado singular y las buenas prácticas de comportamiento a seguir si el paseante se topa con estos colosos naturales en sus caminatas por el término municipal, así como los criterios que se han seguido para su clasificación. La segunda está reservada a la guía entendida como tal, es decir, las fichas de cada uno de estos longevos y formidables vestigios forestales que se han seleccionado. “No están todos los que son porque el listado habría sido interminable, pero sí aquellos que hemos creído que debían ser perpetuados en esta guía”, explica Gaitán. En esas anotaciones individuales se recogen los principales datos de interés y su ubicación exacta en el municipio.

A la Asociación Nacional ‘Micorriza’ le tocó en suerte esa labor callada y exhaustiva que es el trabajo de campo y que se prolongó a lo largo de varios meses. Que consistió en la localización, catalogación y datación de los árboles de Yebes y Valdeluz que por su edad, porte, morfología, valor histórico y cultural, paisajístico y ornamental, merecían formar parte de esta obra. Por desgracia, uno de los ejemplares que aparece en este repertorio lo hace a título póstumo dado que no ha llegado intacto hasta nuestros días. Es el Almendro Moreno, uno de los árboles más representativos y queridos por los vecinos de Yebes que en marzo de 2018 fue extraído de raíz del terreno que ocupó durante decenas de años. Un ejemplar de 3,3 metros de perímetro que estaba incluido en el Catálogo de Árboles de Interés Provincial de Guadalajara al ser uno de los ejemplares de esta especie de mayor tamaño de tronco que se podía contemplar en la provincia y que estaba propuesto como árbol a proteger en la ordenanza municipal de Yebes. “Desgraciadamente, no llegamos a tiempo y sus propietarios decidieron abatirlo al encontrarse en la senectud de su vida”, se lamenta el concejal de Medio Ambiente.

Cierto es que la catalogación del arbolado de Yebes y Valdeluz llegó demasiado tarde para el Almendro Moreno, pero no así para los 59 árboles que en la actualidad están incluidos en el Catálogo Oficial de Árboles Singulares de Interés Local de Yebes. Según la Ley de Montes y Gestión Forestal Sostenible de Castilla-La Mancha, se entiende por árboles singulares ‘(...) aquellos ejemplares particularizados o agrupados en pequeños rodales de cualquier especie vegetal, autóctona o alóctona, considerados excepcionales por su belleza, rareza, porte, longevidad, interés cultural, histórico o científico, o cualquier otra circunstancia que lo justifique’. Espectadores silentes de la historia y conocedores como nadie del terreno que pisan, la presencia de estos supervivientes en este territorio es también mérito de un pueblo que ha sabido custodiar tan preciado tesoro. “Así que había llegado el momento de demostrarles a estos monumentos de la naturaleza el cariño y respeto que les profesamos”, esgrime Vidal Gaitán, concejal de Medio Ambiente.

De tamaño descomunal y arquitectura azarosa, estos árboles han visto idas y venidas de generaciones enteras a las que dieron sustento, calor, abrigo, sombra y armadura. Sobrevivientes de tribulaciones, guerras y hambrunas, hoy son símbolo, fábula, tradición y eternidad de todo un municipio. “Ellos han sido inmortales al paso del tiempo y así debe seguir siendo”, resume el edil. El próximo 6 de abril, el Ayuntamiento de Yebes organizará una ruta a pie para que los vecinos y curiosos puedan conocer de cerca y sobre el terreno estos espléndidos testigos del devenir de este municipio. 

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s