F2015V21

El aguacero que descargó al comienzo de la noche obligó a suspender la verbena de Valdeluz, aunque no impidió que la Peña ‘Los Cazafantasmas’ realizasen el desfile de la sangría hasta la carpa de la biblioteca


Un obstáculo de dos neumáticos en el centro de la plaza en el que se introduce el barreño con la limonada. Todo el que quiere probar la bebida tiene que llegar hasta allí sin meterse dentro mientras la res da vueltas y vueltas. Es la vaca de la limonada, que ayer congregó a decenas de personas en la Plaza de la Iglesia de Yebes. Sobre el improvisado ruedo se pudieron ver emocionantes carreras, habilidosos recortes, saltos de nivel, algún que otro capotazo vistoso y muchos resbalones que llevaron el susto al graderío. Una incombustible charanga dio ambientación musical al espectáculo mientras los corredores más intrépidos recurrían al engaño para burlar las embestidas de la vaquilla. Y tanto fue el cántaro a la fuente que al final el obstáculo terminó por el suelo en un empellón.

Por la mañana, los más pequeños quisieron emular a sus mayores en el encierro infantil. Carreras y más carreras por el recorrido vallado, que terminaban casi siempre en la arena del coso de Yebes. Los astados provistos de ruedas hicieron las delicias de las niñas y niños e incluso hubo alguno que se atrevió con los recortes. No faltó la cuadrilla de toreros, picador inclusive, aunque hubo quién echó de menos los característicos periódicos para engañar a los astados.

Algo menos movida pero igual de intenso fue el día en Valdeluz. En la Plaza de la Encina los chavales tuvieron la ocasión de conocer un nuevo juego. El spiribol. ¿Qué en qué consiste? Pues es muy sencillo. Hay que hacer girar una pelota con ayuda de una raqueta para enrollar la cuerda a la que va atada en un mástil. Gana aquel que consigue enroscar por completo la bola al poste. Hubo incluso quien lo consiguió. A renglón seguido la cita era con los juegos de toda la vida: el fútbol-chapa sobre un tupido césped y las clásicas carreras de chapas sobre un circuito sinuoso pintado con una tiza sobre el suelo. Para llegar a la meta había que recurrir a aquello de ‘más vale maña que fuerza’, porque el que se salía del recorrido tenía que volver a empezar.

Por la tarde, la plaza fue tomada al asalto por un numeroso grupo de zumbadores y zumbadoras. Allí estaba Sara para poner a todo el personal a bailar. La monitora de zumba del CDM Valdeluz lleva el ritmo en la sangre y hay que tener cuidado porque es contagioso. A esa misma hora pero en el anfiteatro del Parque de la Paz y los Derechos Humanos se disputaba una gymkana para madres y padres con sus hijas e hijos organizada por la Peña ‘El Descontrol’. Carreras de sacos en las que los pequeños demostraron más habilidad que sus progenitores, el juego de la soga, a morder la manzana, el lanzamiento del huevo o la esponja empapada fueron algunas de las pruebas que se disputaron en un ambiente muy familiar y animado en el que las carcajadas estuvieron a la orden del día.

Una hora después daba comienzo en la biblioteca el campeonato de FIFA 15 con la organización de la Peña ‘Ceda el Vaso’, que trasladó la emoción del fútbol a una pantalla gigante. Realismo en estado puro y una experiencia virtual de juego que se aproxima a lo que de verdad sucede sobre un terreno de juego. Con la llegada de la noche tomaban el relevo los infatigables miembros de la Peña ‘Los Cazafantasmas’, a los que no detuvo el aguacero que descargó sobre Valdeluz y que soportaron impasibles el chaparrón en la Plaza de la Encina. Complemente empapados pero felices, se salieron con la suya y realizaron el pasacalles de la sangría hasta la carpa de la biblioteca en compañía de la Charanga Castellana, que no quiso ser menos y se apuntó al espectáculo con un divertido show.

Mientras en Valdeluz se desencadenaba el diluvio, en Yebes seguían con el programa previsto porque no cayó ni una gota. Muy animado estuvo el ‘Gran Karaoke’ organizado por la Peña ‘La Pasada’ y que invitó a los ‘cantantes de la ducha’ a soltarse al micrófono y emular a sus intérpretes favoritos. Incluso hubo algún que otro concejal que demostró buenas maneras con la voz. Igual de concurrida o más estuvo la verbena de la Plaza Mayor con la Orquesta ‘De Luxe’, que hizo las delicias de los bailongos. Mientras en Valdeluz la fiesta terminaba antes de tiempo, en Yebes seguía sonando la música.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.