F2015D23

Los vecinos de Yebes confraternizan en la tradicional cena de fiestas, mientras los jóvenes exhiben en la Plaza Mayor las coreografías ensayadas en el baile infantil organizado por la Asociación ‘Hierónimo de la Rambla’


Que las bicicletas gozan de muchos seguidores en Valdeluz era un secreto a voces. Lo que no sabíamos es que la cantera fuese tan prolífica. En la mañana dominical, medio centenar de pequeñajos se subían a sus vehículos de dos y cuatro ruedas para dar con sus mayores unas cuantas pedaladas por las calles. Provistos de sus cascos reglamentarios, los más pequeños trataron de sortear los obstáculos de la gymkana que se organizó para la ocasión entre las risas de sus padres. Alguno que otro no llegó a entender en qué consistía la prueba. Un tanto más a apuntar en el haber del Club Ciclista Bielas y Piñones de Valdeluz, que al término de la jornada repartió obsequios entre los participantes y sorteó una bicicleta por cortesía de Criteria Asesores-Generali Seguros.

Por iniciativa de la Peña ‘El Copazo’, la biblioteca municipal acogía en la jornada matinal el torneo de tenis de mesa. Que tuvo como aliciente la presencia de Irene Palomares, actual campeona infantil de Castilla-La Mancha. Ya por la tarde, la Plaza de la Constitución de 1812 se llenaba de atracciones y zonas de juego en la que el público podía elegir en qué atracción probaba suerte. El abanico de posibilidades era todo un desafío. Desde el tiro con arco hasta un medidor de fuerza de esos que hay en las ferias pasando por la cama elástica, el laberinto de paintball láser o un scalextric gigante.

La tarde en Yebes transcurrió al ritmo de los temas más actuales. ¡Y nunca mejor dicho! Porque los más jóvenes del pueblo pusieron muchas dosis de entusiasmo sobre el escenario de la Plaza Mayor para dar rienda suelta a las coreografías que habían ensayado. En grupos de chicos y chicas o mixtos, el público comprobó que la juventud de Yebes es tan sana como echada para adelante. Organizado por la Asociación Cultural ‘Hierónimo de la Rambla’, el tiempo se pasó en un suspiro entre baile y baile. Al término de las actuaciones, se procedió a la entrega de los premios del concurso de dibujo.

Ya bien entrada la noche, las pistas polideportivas de Yebes acogían la tradicional cena de hermandad de las vecinas y vecinos del pueblo. Provistos de mesas, manteles y sillas, las familias y grupos de amigos se fueron desperdigando por el recinto mientras se servía la caldereta de carne. Hubo quien acompañó las guarniciones de otras viandas traídas desde casa. Ensaladas, tortillas o empanadas, al gusto de cada comensal. Cualquier excusa es buena para confraternizar con los residentes con los que se convive a diario o con los familiares llegados para la ocasión.

 

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.