Con edades comprendidas entre los 4 y 15 años, aprendieron a sacarle el máximo partido a una instalación que en apenas cuatro meses se ha convertido en una de las más frecuentadas del municipio


 

A realizar correctamente la técnica pumping, que aprovecha las inercias empujando arriba y abajo los brazos y piernas para avanzar hacia adelante sin necesidad de otro medio de impulsión que la propia inercia. A negociar las curvas y peraltes con más seguridad. A extremar las medidas de precaución para evitar los accidentes.

O a utilizar las escapatorias de la pista para prevenir situaciones comprometidas. Fueron algunas de las habilidades que Enzo Pérez, participante en la Copa de España de BMX y uno de los mejores bikers de nuestro país en esta especialidad, compartió el pasado sábado con cerca de 40 niñas y niños de 4 a 15 años, que participaron en el taller-exhibición que organizó el Ayuntamiento de Yebes. Con el objetivo de sacarle el máximo partido al pump track de Valdeluz, practicar el equilibrio, aprender técnica y mejorar la confianza encima de la bicicleta o patinete.

Al circuito más grande de Castilla-La Mancha, que se inauguró el pasado mes de octubre, acudieron muchos de los jóvenes que cada semana practican y mejoran su técnica en esta instalación y que se habían inscrito previamente. Al objeto de aprender a sortear sin riesgo y con calma los obstáculos de la pista en forma en el caso de los pequeños. Y para dominar el recorrido, anticipar badenes, peraltes, saltos y loops y descubrir todas las posibilidades para afrontarlos y disfrutarlos aún más en el de los más expertos. “Es verdad que los saltos y trazadas a una rueda son figuras espectaculares, pero no te aseguran que vayas a disfrutar más”, dice Enzo Pérez, que insiste en la necesidad de dominar una serie de mecánicas como las subidas por el peralte para aprovechar la velocidad o el cierre de los giros y curvas. Al jugar con el manejo de la bicicleta, el ciclista adquiere más fortaleza en el tren superior, que es el punto débil de la mayoría.

El pump track de Valdeluz es un recinto al aire libre con un recorrido continuo que concentra en un espacio reducido una sucesión de obstáculos. Que se disfruta sin necesidad de ser un experto sino que cualquiera puede aprovechar sus ventajas, “porque puede ser tan fácil o difícil como uno quiera”. Por eso en apenas cuatro meses se ha convertido en una de las instalaciones municipales más concurridas del municipio. “A diario los más asiduos son nuestros pequeños, pero los fines de semana se suman muchas chicas y chicos que vienen de Azuqueca, Cabanillas, Marchamalo o Guadalajara y muchos adultos”, admite José Villarino, concejal de Deportes. Donde también se cian muchas madres y padres, que quieren seguir de cerca las evoluciones de sus hijos. Como no podía ser de otra manera, todos los participantes en este clinic iban provistos de sus cascos y protecciones reglamentarias.

“Es un circuito muy completo y seguro, con un buen número de combinaciones y válido para todos los niveles, desde principiantes a bikers familiarizados con este deporte”. Así valoraba Enzo Pérez la pista de pump track de Valdeluz al término de la jornada, que insistía en la exigencia de hacer uso del casco, los guantes y las defensas para las articulaciones. Y es que aunque las caídas y golpes están a la orden del día cuando uno se sube a una bici o patinete, en una pista como la de Valdeluz hay que “minimizar las consecuencias de esos riesgos y percances”. Que coincide en que este tipo de instalaciones ayudan a popularizar los deportes de desplazamiento con ruedas en familia o con amigos. Y contribuye sobre todo a que los niños estén más en la calle y no tan en contacto con ese entorno digital que son los videojuegos, tablets, móviles y ordenadores. “Tiene que ser una motivación extra para salir de casa, compartir un rato con los amigos y relacionarse más mientras hacen deporte, lo que sin duda les hace más altruistas y comunicativos”, valora Villarino.

Como cualquier otro recinto de estas características, en el pump track de Valdeluz se requiere sobre todo coordinación en los movimientos de brazos y del cuerpo entero. “Hay que tener en cuenta que vamos subidos a vehículos que carecen de amortiguador o motor, así que solo nos podemos ayudar del cuerpo”, comenta Enzo Pérez. Una vez asimilados los principios básicos de la técnica, el siguiente paso es completar una vuelta con la propia inercia y sin dar apenas pedales para que la diversión sea mayor y los esfuerzos mucho menores. “Algo que no es tan sencillo como pudiera parecer porque se trata de un ejercicio muy anaeróbico que cansa bastante y que precisa de una serie de mecanismos y rutinas que se ejercitan con la fuerza”, explica el biker. En una sola vuelta las pulsaciones se ponen a mil, así que esta pista ayuda a mejorar la condición física de las niñas y niños.

Chileno de nacimiento, Enzo Pérez lleva más de 20 años enganchado al mundo del BMX Racing, un deporte que le apasiona y que hoy es su forma de vida. Asiduo de la Copa de España, ha representado a nuestro país en campeonatos europeos y es uno de los bikers del Club Olímpico de Madrid, que tiene su sede en las instalaciones de Madrid Río y una escuela con más de 140 chavales. En el clinic también participó Agustín D’Ambrosio, que fue campeón de Andalucía de BMX en categoría élite y ganador de multitud de carreras en toda España.

 

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s