Perfecto para trabajar el equilibrio, adquirir técnica y mejorar la confianza sobre la bici, scooter, scate o patín, cuatro especialistas de BMX demostraron todo el rendimiento que se le puede sacar al trazado


 

Los aficionados al bicicross, skate, patines, BMX y patinetes disponen de una nueva infraestructura de ocio que el Ayuntamiento de Yebes ha construido en el Parque de la Concordia de Valdeluz.

Es la pista de Pump-Track más grande de Castilla-La Mancha y quiere ser un “punto de encuentro” para los niños y jóvenes del municipio, localidades próximas del Corredor del Henares y pueblos limítrofes, donde hay mucha afición a los deportes urbanos de deslizamiento con ruedas. Una oferta de entretenimiento en una sociedad cada vez más digitalizada y tecnológica que provocará que los chavales salgan de casa para hacer deporte, “algo cada vez más complicado de ver” como señala José Villarino, concejal de Juventud. Lo que les alejará durante unas horas de los móviles, ordenadores, videoconsolas y tablets para practicar una actividad deportiva y saludable, “que es lo mismo que hacían sus padres en los 80 y 90 cuando salían de casa y ahora lo verán también en sus hijos”.

El Pump-Track de Valdeluz es un circuito polivalente con una longitud de 200 metros lineales que, por el diseño de los obstáculos y curvas, impide que el usuario que no tiene experiencia en este tipo de recintos vaya demasiado rápido, lo que minimiza el riesgo de accidente porque las velocidades que se alcanzan no son excesivas. “A medida que vaya adquiriendo la experiencia y soltura necesarias, podrá conseguir mayor aceleración en las rectas y curvas, que son peraltadas y no hay peligro de salida dado que la inercia está controlada”, explica Christian Tidow, gerente de Pumptrack Park, la empresa que ha construido y diseñado el proyecto. No obstante, el Ayuntamiento de Yebes recomienda a los usuarios que hagan uso del casco reglamentario, de los elementos de protección y del sentido común, “para no cometer excesos y adaptar los recorridos al nivel de cada persona, que puede disfrutar lo mismo cuando acaba de empezar o ya es todo un experto”.

Porque si algo se ha mimado en esta instalación ha sido la seguridad gracias a que ha sido asfaltada y compactada con maquinaria de pequeño tamaño y a mano, “de forma casi artesanal” en palabras del constructor. A cuya superficie se le ha aplicado una capa de slurry, una pintura que lleva una especie de arenilla que le da más agarre. “Lo que permite practicar y montar sin riesgo de patinazo, incluso con la pista húmeda o mojada”, precisa Tidow, un material que también prolonga la vida útil de estas instalaciones “hasta los treinta o 40 años sin ningún problema”. Durante el proceso de construcción no se produjo inconveniente alguno y la única modificación que se hizo sobre el proyecto original fue un desmonte no previsto, “que en la práctica ha significado una mejora sustancial ya que ha permitido ampliar la longitud del recorrido”, dice el concejal de Juventud.

Un circuito al aire libre que es apto para la práctica de BMX, patines, scooter o patinetes, monopatín y street boards a cualquier edad y en los niveles de aprendizaje, perfeccionamiento y técnico. Ayer, cuatro especialistas de bicicross demostraron todo el rendimiento que se le puede sacar a esta pista con loopings, transfers, bunnyhops, rollbacks o wheelies, acrobacias y trucos que deleitaron al público que asistió a la inauguración de la pista en una espectacular exhibición de giros, trazadas y vuelos imposibles. Que provocaron miradas de asombro y admiración en las decenas de niñas y niños que asistieron a este multitudinario acto, y que aplaudieron el talento y arrojo de los bikers. “Si la crítica depende de si la pista está llena o vacía, ayer quedó claro que este proyecto tiene el éxito asegurado”, valora José Villarino, concejal de Juventud.

Construido en una parcela de 1.000 m2 en el Parque de la Concordia de Valdeluz, tiene cinco tramos rectos y otros tantos en curva. Cuyo diseño aprovecha las inercias y el empuje hacia arriba y abajo de brazos y piernas para avanzar hacia adelante sin necesidad de pedalear o emplear otro medio de tracción que no sea el propio impulso. “Perfecto para trabajar el equilibrio, adquirir técnica y mejorar la confianza encima de la bici, scooter, scate o patines”, advierte Christian Tidow. Que como cualquier juguete nuevo, están deseando estrenar y pisar los ciclistas, skaters o patinadores para familiarizarse con sus curvas, saltos, peraltes y bumps. La Concejalía de Juventud llama la atención en el respeto que debe imperar en una instalación para la que no hay límite de edad y facilitar así la coexistencia. “De los jóvenes que realizan el recorrido a más velocidad con los usuarios más pequeños que no tienen tanta destreza”, solicita el edil, que recuerda que el circuito es de dirección única.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s