Naturaleza obstinada

El próximo destino de esta conceptual muestra fotográfica, que se puede ver hasta el 7 de enero, será Cabanillas del Campo antes de que inicie su periplo por nuestra provincia


‘Cuentan las lombrices que ese árbol decrépito, al que esquivan las pavesas y desprecia el hacha hambrienta, ese tronco ajado y mustio sigue echando raíces’. Es la cita que da la bienvenida a los visitantes de la muestra ‘Naturaleza obstinada’ que hasta el próximo 7 de enero se puede ver en la Sala de Exposiciones del Centro Cultural ‘Valdeluz’. Este sorprendente e imaginativo trabajo conceptual es la secuela de la reacción que el periodista Juan Solo provocó en la red social Facebook tras subir a su perfil la imagen de una solitaria flor que brotaba, espléndida y hermosa, en plena acera. Aquel gesto inofensivo provocó una catarata de instantáneas enviadas por sus amigos en las que la naturaleza se abría paso en lugares insólitos e inverosímiles.

La yema de una vid asomando entre pizarras. Una rutilante flor entre pedruscos resecos. Señales de tráfico engullidas por troncos de árboles insumisos. Una pradera empeñada en colonizar la fachada de una caseta en medio de la nada. Esquejes que surgen del asfalto, dentro de tubos o alrededor de un tocón marchito. O la entrañable y vetusta máquina de escribir de Manu Leguineche yaciendo en el jardín de la casa que el periodista tenía en Brihuega, una imagen que encierra un significado especial para Juan Solo, alma mater de este proyecto. “Lo que surgió de forma espontánea se ha terminado convirtiendo en una idea apasionante”, recordó el ideólogo de la exposición en el transcurso del acto inaugural, que tuvo lugar el pasado viernes.

Un grupo de amigos quiso acompañar al periodista radiofónico en la puesta de largo de esta muestra “rebosante de esperanza y vida”, como la calificó Miguel Cócera, alcalde de Yebes, que no quiso faltar a la cita. Entre ellos estaba Alfredo Villalba, uno de los principales contribuyentes al fondo documental de ‘Naturaleza obstinada’ y aliado de Juan Solo en esta aventura. “Esta exposición es la prueba de que, con constancia y tesón, se puede conseguir casi todo en esta vida. Una vida que es capaz de abrirse paso en condiciones extremas. ‘Naturaleza obstinada’ aspira a convertirse en una forma de expresión y una filosofía de vida’, evocó Villalba. El periodista recordó que esta exposición recalaba en “un lugar obstinado por naturaleza, que ha sabido sobreponerse a las dificultades y que ha hecho de la terquedad virtud”, aseguró Solo.

‘Naturaleza obstinada’ se ha convertido en un fenómeno sociológico y un movimiento imparable que parece no tener límite. Numerosos incondicionales de esta causa tenaz se han sumado al proyecto y las imágenes no dejan de multiplicarse en el muro de Juan Solo en Facebook. Por eso no es extraño que esta impulsiva manifestación cuente hoy con su propia comunidad en esta red social. De hecho, el próximo mes de enero estrenará su propio portal web. “Ya tenemos abundante material para poner en marcha el proyecto del próximo año y las imágenes son si cabe aún más espectaculares”, advierte Juan Solo. Tras su paso por Yebes, la exposición recalará en Cabanillas del Campo antes de que inicie su periplo por la provincia de la mano de la Diputación de Guadalajara.

La muestra que se puede visitar en el Centro Cultural de Valdeluz está compuesta por más de un centenar de imágenes, que cuelgan de sus paredes y de la copa del árbol que está situado en el centro de la sala. Un montaje audiovisual que se proyecta en bucle sobre una pantalla sirve de ambientación visual y sonora. El autor ha dedicado uno de los rincones a la ‘Naturaleza obstinada’ de este municipio con una serie de imágenes de la pertinaz vegetación aflorando desde las glorietas de acceso a Yebes y Valdeluz, junto a la iglesia parroquial o en la estación del AVE.

 

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s