La recaudación para APANAG ascendió a cerca de 800 €, se recogieron 350 kilos de alimentos no perecederos para Cáritas Valdeluz y se disputaron más de 600 partidas durante 12 horas ininterrumpidas


 

Casi un millar de visitantes, cerca de 800 € de recaudación que se entregarán a la Asociación de Padres de Niños Autistas de Guadalajara (APANAG), más de 350 kilos de alimentos no perecederos recogidos que Cáritas Valdeluz destinará a las familias y personas con menos recursos del municipio, más de 600 partidas disputadas de las que cuatrocientas se organizaron con demostradores, medio centenar largo de títulos entre juegos premontados, prototipos y de rol y lleno absoluto con listas de espera en todas y cada una de las actividades programadas.

Es el balance estadístico de Yebernalia’19, la feria del ocio y el entretenimiento relacionada con los juegos de mesa y rol más grande de la provincia de Guadalajara y el Corredor del Henares, que este sábado se celebraba en el polideportivo de Valdeluz. “De lo que los números no hablan es del ambiente festivo, animación y diversión que inundaron el recinto ferial y que fueron la tónica dominante durante toda la jornada”, valora Miguel Cócera, alcalde de Yebes.

Durante la sesión vespertina y a partir de las siete de la tarde, Yebernalia’19 alcanzó el pico máximo de afluencia, lo que provocó la ocupación absoluta de las más de 70 mesas que el Ayuntamiento de Yebes había dispuesto en la zona de juegos. “Eran tantas las ganas de jugar que ni a los demostradores ni al público les importó ocupar los tableros y banquetas del área de restauración”, asevera Juan Antonio Perojo, concejal de Cultura. Algo parecido sucedió en el stand de los simuladores de vuelo, que iban a estar a disposición del público hasta las seis de la tarde pero era tal la expectación que prolongaron su estancia una hora y media más. Pero si algún aspecto ha destacado este año por encima del resto ese ha sido la participación de los visitantes. Tal vez porque en la edición de 2018 hubo mucha gente que acudió por curiosidad o a comprar algún juego, a esta segunda “han venido sabiendo lo que se iban a encontrar y a conocer, probar y disfrutar de los juegos”, dice Perojo.

El mejor ejemplo fue ‘Pasaporte jugón’, una de las novedades de esta edición y cuya respuesta era una incógnita. “Nada menos que 33 participantes rellenaron la cartilla sellada con los seis juegos de protos disputados”, puntualiza Israel Calzado, de Mitad & Mitad Producciones, organizadora del evento. En este tipo de ferias los creadores de demos y prototipos están habituados a tener un espacio reducido y a mostrar sus propuestas a un público minoritario. Hasta una docena de mesas hubo en Yebernalia’19 dedicadas a estos juegos cuya participación superó las expectativas. Aunque si hay una actividad que desbordó todas las previsiones esa fue los talleres del Club de Fans Harry Potter España, que tuvieron que ampliar el número de plazas debido a la avalancha de inscripciones. Con decenas de niños en los de construcción y duelos de varitas mágicas y una treintena de participantes en la gymkana ‘Libera a un elfo’, con la chillería desplegada por el recinto a la búsqueda de los calcetines de este personaje.

Una de las imágenes más emocionantes de la jornada la protagonizó uno de los niños con Trastorno del Espectro Autista de APANAG, que acudió a la sala silenciosa que se había habilitado en la primera planta. “Solo habían transcurrido unos minutos cuando le vimos bajar con su juego en compañía de las monitoras para acudir a la zona infantil a jugar con otros niños a Conecta 4”, evoca Calzado. También fue “increíble” ver como los encargados de las ludotecas “no daban abasto” a la hora de repartir los juegos entre el público, que fue sobre todo familiar. “En nuestro planning habíamos previsto disponer de entre veinticinco y 30 mesas a partir de las siete de la tarde una vez que concluyeran los concursos y torneos, pero a esa hora había más de 80 mesas ocupadas”, explica. En esa labor didáctica ha sido “decisivo” el papel de los 60 demostradores y miembros de las asociaciones culturales Onyros, Runa Blanca, LESS o LUDO, “que desde el minuto uno estuvieron dando el callo”.

Otra de las “sorpresas agradables” ha sido el concurso infantil de disfraces que, con 35 participantes, triplicó las inscripciones del pasado año. “Nos ha dado mucha pena tener que decirle a la gente que ha acudido al mediodía o a primera hora de la tarde a inscribirse en los talleres que estaban completos”, lamentan desde Mitad & Mitad Producciones. Lejos de regresar a sus hogares, se han desperdigado por Yebernalia’19 donde han encontrado el juego ideal y su rincón de diversión. De cara a la edición de Yebernalia’20, Miguel Cócera dice que “tiempo habrá para sentarse y analizar los aspectos a reforzar, potenciar o mejorar”. No obstante, advierte que tanto la fecha en la antesala de la Navidad como la jornada única no van a sufrir cambios. “Si damos el salto a los dos días corremos el riesgo de dispersar al público, aunque tal vez podríamos plantearnos ampliar los horarios”, indica el alcalde de Yebes, que se congratula de que Yebernalia sea “un marca de calidad que prestigia al municipio”.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.