Este programa de extensión bibliotecaria ha gestionado decenas de préstamos de novelas y revistas a través del carro-expositor, que ofertaba cerca de 200 títulos, y organizó talleres de manualidades para los más pequeños


 

Siete urbanizaciones de Valdeluz estaban incluidas en el periplo de la bibliopiscina que durante los meses de verano ha recorrido este núcleo de población. Este divertido y refrescante programa de extensión bibliotecaria ha gestionado 200 solicitudes de préstamo de libros, revistas y juegos entre los bañistas, y ha reunido a casi un centenar de niños y adultos en los talleres de manualidades.

Por quinta temporada consecutiva, el Ayuntamiento de Yebes ha impulsado una iniciativa que está plenamente consolidada en la programación de actividades estivales. Año tras año desde el verano de 2015, la bibliopiscina cosecha excelentes resultados y cumple con creces el objetivo que tiene encomendado. “Que no es otro que el fomento de hábitos tan saludables como la lectura y la creatividad y expresión artística de los niños participantes”, valora Juan Antonio Perojo, concejal de Cultura.

El proyecto ‘Biblioteca de piscina a piscina’ que promueve la Red de Bibliotecas Municipales de Yebes y Valdeluz ha hecho parada en las urbanizaciones ‘Azor’, ‘Jaras 2’, ‘Ciudad Luz’, ‘Corona’, ‘Encinas’, ‘El Parque 2’ y ‘La Romana’. Que han dado la bienvenida al carro-expositor que es el gran protagonista de este programa, en el que los bañistas han podido encontrar una cuidada selección de novelas cortas, en su mayoría, “lecturas ligeras, divertidas y estimulantes, que son las que apetecen en esta época del año”, cuenta Álvaro Pérez, bibliotecario de Yebes y Valdeluz. En la oferta también se incluían libros juveniles y cuentos infantiles, cómics y revistas de adultos de temática variada. Pérez admite que en esta época del año se reduce de forma considerable la afluencia a las bibliotecas del municipio, así que la bibliopiscina es una “magnífica alternativa” que permite a los usuarios compatibilizar el baño con la lectura, “dos aficiones que en verano forman un tándem perfecto y ocupan muchas horas de ocio”.

Con una variopinta y entretenida sesión de cuentos de clara inspiración estival y con el mar, el verano y la playa como telón de fondo a modo de preámbulo, los talleres han sido la oferta complementaria para los más pequeños. Orientados a niños de tres a 9 años, incluían una serie de juegos con el agua como hilo conductor y la elaboración de una manualidad que ponía a prueba la creatividad, destreza y habilidad de los participantes. Una clara apuesta por favorecer la socialización y diversión y por animar a los niños de diferentes edades a compartir espacios, juegos y relaciones entre sí. “Esta y no otra es la razón de ser de la bibliopiscina, que un año más se ha adaptado a los horarios y hábitos de ocio de los usuarios habituales y aquellos que no lo son tanto”, argumenta el concejal de Cultura. Por eso, esta iniciativa también representa una oportunidad para dar a conocer las ventajas de este servicio en un municipio en donde más de la mitad de la población tiene el carnet de socio.

El Ayuntamiento de Yebes ha agradecido la colaboración de las Comunidades de Propietarios de las urbanizaciones de Valdeluz que en esta edición estaban incluidas en el itinerario de la bibliopiscina y que, de ese modo, ha podido acceder a recintos privados. Y aún más de los socorristas de cada piscina, que han aportado su grano de arena en los talleres de manualidades. Que este año consistían en la confección de un colorido pez con materiales de goma eva y pajitas de colores. Otras actividades paralelas en torno a este programa de animación lectora han sido los concursos de fotografía y dibujo para todas las edades. “La bibliopiscina de Valdeluz ha roto con la vetusta idea de que el acceso a la cultura está confinado en cuatro paredes y ha demostrado que, como las bicicletas, los libros también son para el verano”, indica Juan Antonio Perojo a modo de resumen.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s