Desde hoy, el profesorado y los alumnos disfrutan de unas instalaciones que disponen de cinco despachos y un aula magna para actos y que ha sido equipadas con elementos aislantes para mejorar la insonorización


 

Una superficie total que supera los 160 metros cuadrados, que es más del doble de la capacidad que había en las dependencias contiguas a la biblioteca municipal de Valdeluz, a las que se trasladaron en mayo de 2015.

De las que cerca de medio centenar de metros cuadrados están dedicados a espacios para la docencia y formación, distribuidos en cinco aulas. Equipada con suelos de tarima, sistemas de aislamiento para la convivencia acústica de todas las estancias y un salón de actos y audiciones con capacidad para más de 35 personas. A las que hay que añadir un amplio vestíbulo de entrada para que las madres y padres puedan esperar a sus hijos en el interior, así como aseos y un almacén para útiles y material. Así es la nueva sede de la Escuela Municipal de Música de Yebes que se ubica en las antiguas instalaciones de la Escuela Infantil de Valdeluz y que se han estrenado hoy.

“Con el traslado a este emplazamiento definitivo dignificamos un espacio que hasta ahora no reunía las mejores condiciones acústicas, de sonoridad y comodidad, ambientales y de espacio que precisa un centro educativo de estas características”, opina Juan Antonio Perojo, concejal de Cultura. El proyecto de reforma y acondicionamiento ha consistido en la reordenación de los espacios mediante tabiquería interior y la optimización de las luminarias. El nuevo edificio es de estructura modular y una sola planta y se organiza en torno a dos volúmenes unidos entre sí. Cuyas paredes y techos han sido recubiertos con materiales aislantes para mejorar la insonorización y corregir los niveles de ruido en las aulas. La carencia de espacios de uso público que el Ayuntamiento de Yebes tiene en Valdeluz obliga a prestar este y otros servicios en condiciones de precariedad. “Una desventaja que se ha contrarrestado con el empeño y voluntad del profesorado y el entusiasmo de los alumnos”, valora Perojo.

Piano, guitarra, percusión, clarinete, trompeta, saxofón, flauta travesera, violín o violonchelo son algunos de los instrumentos en los que se pueden iniciar los alumnos o perfeccionar el nivel. Con más de 60 matrículas, la oferta de la Escuela Municipal de Música de Yebes incluye una sección escolar con diferentes grados de aprendizaje y desarrollo y una agrupación coral integrada por voces adultas. A partir de los 3 años, el centro también tiene carácter formativo dado que prepara al alumnado más aventajado para su ingreso en un conservatorio. “Si de algo estamos orgullosos en la Escuela es de haber servido de catapulta y proyección para muchos de nuestros chicos, que tras pasar por las aulas hoy cursan estudios superiores de música”, aprecia el concejal de Cultura. Un logro para el que resulta “esencial” el nivel de implicación y compromiso del profesorado, “que reúne una dilatada experiencia, capacidad pedagógica y nivel de enseñanza” que está a la altura de los mejores centros musicales.

Dirigida un año más por Raquel Sánchez-Pardo, que está al frente de este servicio desde su puesta en marcha en el otoño de 2011, la Escuela de Música de Yebes cumple la octava temporada. Una decena de alumnos se convertirían en los primeros pioneros de aquella aventura, que en el curso 2013-2014 superó el medio centenar de matrículas, lo que marcó un punto de inflexión en el devenir de la escuela y la mudanza a las instalaciones contiguas al Centro Cultural de Valdeluz. A lo largo de este tiempo se ha convertido en una infraestructura educativa, formativa y cultural de primer nivel, que no solo es capaz de atender las aficiones e inquietudes de los más pequeños y el deseo de muchas familias de iniciar a sus hijos en estos estudios, sino también de “dar respuesta a las necesidades de los alumnos que están en un escalón superior en cuanto a conocimientos, actitudes y virtuosismo”, argumenta Juan Antonio Perojo, concejal de Cultura. 

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s