La crítica ha dicho de ella que es una de las principales exponentes de la nueva poesía gracias a su capacidad para poner derribar los estereotipos de este género y atraer a los lectores más jóvenes a través de las redes sociales


 

No es solo un libro de poemas. Ni una colección a secas de fotografías. Es ante todo una historia de amor sin ataduras ni reproches. La crónica de una relación asombrosa y entrañable que necesita de un lector o lectora que acabe de contarla. ‘Carrete velado’ es el relato de amor y celos entre Poesía y Fotografía, un libro de micropoemas fresco, actual y completamente rompedor que se presenta este jueves 5 de julio en la biblioteca municipal de Valdeluz a partir de las siete de la tarde. Se trata del penúltimo proyecto creativo de Irene G. Punto, una periodista a vueltas de todo que escribía poesía desde los nueve años y hoy imparte clases de Escritura Creativa en una universidad madrileña. De ella dicen que es una de esas autoras que ha puesto patas arriba los estereotipos de la poesía y que, gracias a su desenfado y modernidad, está atrayendo a este género a jóvenes lectores.

Cuenta el pintor y cantautor Luis Eduardo Aute en el prólogo de ‘Carrete velado’ que este poemario es, en esencia, ‘una mirada a la vida, la suya propia, un selfie poético sin su rostro’. Sucede que cuando un carrete se vela es porque Poesía se ha enamorado de las imágenes que contiene. Desde el instante en que Irene G. Punto lo averiguó, trató de dar con la manera de ver las fotografías escondidas detrás de cada imagen que Poesía vela. Este poemario es el resultado de su trabajo: nos desvela cada imagen que ha sido objeto del amor de Poesía junto al poema que la lleva velando tantos años. Pero cuando Poesía descubrió las intenciones de Irene, no quiso dejarla desvelar las imágenes. Por eso, la autora ha decidido recurrir a los lectores para que le ayuden a terminar el trabajo. Mediante hastags, pueden subir sus fotografías inspiradas en los poemas que quedan sin descubrir en las redes sociales y ayudar así a poner el punto y final a este ‘Carrete velado’.

“La del jueves es una ocasión inmejorable para descubrir a una de las mejores exponentes de la poesía actual de nuestro país, no solo por su descarada juventud sino porque es capaz de convertir al lector en cómplice de su creatividad”, valora Juan Antonio Perojo, concejal de Cultura. En la primera parte de este su tercer proyecto, en la que Poesía y Fotografía se funden, Irene G Punto seleccionó a catorce fotógrafos para enviarles tres poemas que les sirviesen de pauta. De entre todo el repertorio gráfico, nuevo o usado, debían elegir una imagen que maridase con la poesía en cuestión. En la segunda parte de este volumen se invita al lector, a través de las redes sociales y del hashtag #desvelo, a poner a cada poema una foto. El éxito que ha tenido la iniciativa pone de manifiesto el interés que la poesía suscita entre el público más joven, que es el principal hacedor de este reto. Es así como el lector tiene ocasión de revelar un carrete que ya estuvo velado y descubrir que, pegada a cada imagen, había una poesía.

‘Carrete velado’ consta de una amalgama de poemas diferentes, cortos, urbanos, actuales, concisos y llenos de ironía, ganas, lágrimas, risas, contradicción y lucha. Como la vida misma. Y con ese novedoso concepto: la interacción directa con el lector. Lo que demuestra que el público tiene ganas de sentir. Y las redes sociales son un medio de comunicación que resulta idóneo para difundir y llevar la poesía actual a los nuevos lectores. Otro de los medios de expresión que utiliza la autora es un recital fuera de lo convencional en donde le habla a la cara y sin miedo a la vida. Y otra vez las redes sociales, en donde publica poesía a diario y cuelga sus famosos microvideos, pequeñas películas que ponen imagen, sonido y cascabeles a sus poemas.

Irene G Punto publicó su primer poemario ‘Micropoesía, Macrocorazón y Mercromina’ en 2013 y al año siguiente vio la luz ‘Punterías’. Ambos libros contienen pequeños latigazos de una poesía irónica, gamberra, contradictoria, cómica, desconsolada y risueña. Santo y seña de su forma de escribir y de hablarle al mundo.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Uno de los retos de esta experiencia artística y emocional ha sido la elaboración de libros de artista a partir del poema de una amiga, que cada uno resolvió de acuerdo a sus emociones e interpretaciones


Gabriela se desenvuelve como pez en el agua con los programas de diseño gráfico, si bien la creación artística no era la suyo. De formación informática, a Gladys le fue fatal con la pintura en el bachillerato. Como el que acude a un museo, lee un libro o ve una película, Santiago sabía lo justo y necesario sobre el tratamiento del color. Sin embargo, todos ellos han descubierto algo en común: la creatividad. A la que han dado rienda suelta en el taller de dibujo y pintura de Yebes y Valdeluz. Bajo la dirección del artista plástico José Luis Sosa, hasta el próximo 29 de junio el Centro Cultural de Valdeluz acoge una exposición con los diferentes universos de los alumnos. Que son el resultado de experimentar con las técnicas pictóricas que mejor se adecuaban a sus habilidades y en las que han estado enfrascados a lo largo del curso. Acrílico, pastel, acuarela o lápiz, en la pintura han encontrado un espléndido vehículo de expresión plástica y emocional.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

La biblioteca municipal se ambientó para la ocasión con un cielo de estrellas titilantes y un mural de telón de fondo confeccionado por los internos de la URR Alcohete, que dieron color y calor a una treintena de historias


 

‘La estrella flor’, ‘El hombre que quiso conocer a la Luna’, ‘Estrella fugaz’, ‘A qué sabe la Luna’, ‘Polvo de estrellas’ o ‘Tres ratones en la Luna’. Son algunos de los títulos de las narraciones que este sábado se contaron y escucharon en el VI Maratón Viajero de los Cuentos, los programas paralelos que en los días y horas previas al XXVII Maratón de los Cuentos de Guadalajara recorren 17 municipios de la provincia. En esta sexta edición se han batido todas las cifras de participación que este evento había registrado en los años precedentes; por primera vez, sobre el escenario de la biblioteca municipal de Valdeluz que se había engalanado para la ocasión con decenas de estrellas titilantes pasaron más de medio centenar de narradores que, en grupo o en solitario, relataron una treintena de historias. En la mayoría de los casos, los participantes quisieron ser fieles a la temática elegida por la organización, que no era otra que el mágico y fascinante mundo de las estrellas.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Con la participación de la narradora profesional Charo Pita, se prolongará desde las 11 de la mañana hasta las dos de la tarde y el objetivo en esta edición es superar por vez primera el medio centenar de historias contadas


Solo, en pareja, acompañados, con la familia o en grupo. En inglés o gallego, con mímica, junto a un instrumento musical o un kamishibai, o con canciones. Cualquier formato sirve si se trata de contar un relato y encandilar al público. Ese ambiente fantástico y mágico que se respira en torno a la palabra dicha se recreará un año más este sábado 9 de junio en la biblioteca municipal de Valdeluz. A donde recalará fiel a su cita el Maratón Viajero de los Cuentos, que alcanza su sexta edición. “Parece que era ayer cuando decidimos embarcarnos en aquella estimulante aventura y ya ha transcurrido un lustro de tradición y emoción”, rememora Juan Antonio Perojo, concejal de Cultura. Un evento que sin duda se ha consolidado con el paso del tiempo y que hoy ya es una de las señas de identidad de este municipio, “que ha convertido a la cultura en uno de los pilares de la gestión pública con una programación efusiva, polifacética, variopinta y original”, que se prolonga durante prácticamente todo el año.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Media docena de espectáculos culturales que se escenificarán en su mayoría al aire libre tomarán las calles de este núcleo de población desde este jueves y hasta el próximo domingo


Al sastre Mustafá le encanta contar historias mientras confecciona ropajes para sus clientes y todos en el taller quieren participar en ellas. Desde las tijeras, hilos y telas hasta los patrones, agujas y alfileres. Pero su hijo Aladino no parece dispuesto a seguir sus pasos, un pillastre con malas inclinaciones que se resiste a crecer y a asumir responsabilidades pero que acaba haciéndose merecedor de los beneficios que, tras infinidad de tropiezos y sufrimientos, recibe del azar. En sus peripecias deberá enfrentarse al mago Magreb y ganarse los favores de la princesa Badroulbadour. La moraleja de esta historia es que todos tenemos una lámpara de aceite que nos está esperando en alguna parte del mundo porque la esperanza es lo último que se pierde. Es el argumento de ‘Historia de Aladino’, el teatro de marionetas que la compañía madrileña Elfo Teatro pondrá en escena este viernes en la biblioteca municipal de Valdeluz desde las seis de la tarde para niñas y niños a partir de 3 años.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Será este sábado 28 y los participantes deberán superar seis pruebas que estarán dispuestas dentro y fuera de la biblioteca municipal, una actividad para conmemorar el Día Internacional del Libro


Una fila de globos colgando de una cuerda que tendrán agua y harina en los que habrá que encontrar la imagen de garbancito poniéndose debajo y pinchándolos con una chincheta. Una original partida de quidditch, el deporte que practicaban Harry Potter y los equipos de las casas del Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería, donde los jugadores deberán encestar el quaffle en los aros y conseguir el mayor número de puntos. O el divertido juego de la princesa y el guisante en el que los niños tendrán que atravesar un tubo y encontrar el guisante dentro del colchón para ayudar a la heredera al trono. O completar el recorrido de un circuito repleto de obstáculos y brujas en donde habrá que encontrar la llave que abre la caja que liberará a Hansel y Gretel. O descubrir lo más rápido posible algunas de las palabras más conocidas que aparecen en la novela ‘Alicia en el País de las Maravillas’ de Lewis Carroll en el interior de un gigantesco cuenco de sopa de letras.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s