Los populares renunciaron a seguir adelante con el recurso contencioso-administrativo al no presentar abogado, lo que evidencia que fue una treta espuria y de cara a la galería para obtener rédito político en campaña


 

‘Transcurrido el plazo legalmente previsto sin que por las partes se haya interpuesto recurso alguno contra el auto dictado en este procedimiento, acuerdo declarar la firmeza de la referida resolución y archivar las actuaciones’.

Es el fallo del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 1 de Guadalajara, que incoó la denuncia interpuesta el pasado mes de mayo por el Partido Popular de Yebes ante la Junta Electoral Provincial, que decretó la anulación del Pleno que se iba a celebrar el 17 de mayo. A la semana siguiente, la Junta Electoral Central revocaba ese acuerdo al entender que ‘(...) hasta que se celebren las elecciones del próximo 26 de mayo de 2019, las corporaciones locales están en plenitud para el ejercicio de las funciones que legalmente les corresponden’. Al final, el Pleno extraordinario que el Partido Popular de Yebes trató de impedir, hurtando así el legítimo ejercicio de sus funciones a este órgano de Gobierno, se celebró el viernes 24 de mayo. El acuerdo más relevante aprobado en aquella sesión fue la licitación de la Escuela Infantil municipal de Valdeluz.

Esta sentencia se sustancia en la dejación de los populares a presentar el poder para pleitos a favor del abogado, que hubiera dado continuidad al recurso. “Lo que pone de manifiesto que aquella maniobra rastrera fue una pantomima disfrazada de apariencia legal con la única intención de obtener un rédito político en campaña electoral”, lamenta el alcalde de Yebes. Miguel Cócera califica esta maniobra de “ruin y repulsiva” y denuncia que, por enésima vez, el Partido Popular antepuso sus intereses políticos a las necesidades y demandas de los vecinos con la única finalidad de obstruir la acción de Gobierno. Así, la entonces candidata y hoy portavoz del PP, Esther García Sagasta, se prestó a esa “farsa” a sabiendas de que esas supuestas acusaciones no tenían ningún recorrido judicial. “El único provecho que obtuvo fue un par de titulares en prensa porque una semana después los ciudadanos decidieron con sus votos ponerla en su sitio”, afirma el alcalde.

En aquel Pleno que el Partido Popular de Yebes intentó evitar que se celebrase con esta “artimaña despreciable” se aprobó la licitación del concurso para gestionar la Escuela Infantil Municipal. “El PP pretendía nada menos que privar a más de medio centenar de familias de Yebes y Valdeluz de este servicio, dado que no hubiéramos tenido tiempo material para adjudicar y abrir ese servicio el 1 de septiembre”, explica Cócera. En aquella sesión plenaria también se resolvió la adjudicación del Programa de Actuación Urbanizadora del Sector 1 ‘Estación de AVE’ del POM de Yebes. Un acuerdo necesario para que el Ayuntamiento de Yebes siga adelante con su pretensión de incautarse de las fianzas depositadas en varias entidades bancarias para ejecutar una serie de proyectos no ejecutados en su día por Reyal Urbis, promotora de este PAU, entre otras, la garantía para ejecutar la carretera de conexión de Yebes y Valdeluz.

El Gobierno municipal asiste “perplejo” a la deriva “errática y ofuscada” que el PP de Yebes mantiene en los últimos tiempos. Porque entiende que hace falta tener “poca catadura moral” para verter toda una sarta de “acusaciones injuriosas y calumniosas” contra el alcalde, al que Esther García Sagasta acusó de querer adjudicar la Escuela Infantil de Valdeluz a una ‘empresa amiga’. “El Partido Popular nos tiene acostumbrados a amagar con emprender toda suerte de acciones legales que, a la hora de la verdad, se quedan en agua de borrajas”, lamenta Miguel Cócera. Que insiste en que estas argucias “de cara a la galería” terminan volviéndose en su contra y poniendo al descubierto las “tragaderas y cuajo” de esta formación, que se dedica a “dar palos de ciego”. No obstante, el alcalde de Yebes sugiere a los populares que moderen el discurso y, sobre todo, elijan bien al adversario. “Porque hay que ser muy despreciable para convertir a los funcionarios en el blanco de sus amenazas”, denuncia.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s