Una jornada lúdica que contabilizó más de medio millar de partidas organizadas y demostraciones, 60 mesas y 360 plazas en la zona de juego libre, cinco partidas de rol y aforo completo en las sesiones de escape room


Un total de 230 partidas organizadas sobre tableros, más de 300 demostraciones de juegos rápidos, una veintena de niños de 6 a 12 años que desentrañaron los escapes room, una afluencia que superó las 600 personas, ocho participantes en el concurso infantil de disfraces, cinco roles disputados, más de 500 euros de recaudación, 60 mesas con capacidad para 360 jugadores, más de 30 demostradores, un sorteo con una veintena de regalos y cuatro torneos de competición.

Son las cifras de Yebernalia, la feria del ocio y el entretenimiento en torno a los juegos de mesa que se celebró el pasado sábado durante doce horas ininterrumpidas en el polideportivo de Valdeluz. Un balance que la organización califica de “satisfactorio” dado que “está en la línea de lo que esperábamos teniendo en cuenta que era la primera edición”, apunta Juan Antonio Perojo, concejal de Cultura.

Una jornada de diversión que en ningún momento registró aglomeraciones, lo que evitó las esperas para hacerse con una mesa en la zona de juego libre. Como Mateo, un adolescente que se desplazó desde Guadalajara en compañía de cuatro amigos y que tenían claro a lo que venían. “Ha merecido la pena subir porque hemos disputado ya más de diez partidas de distintos juegos y las que nos quedan”, comentaba a media tarde. Y es que la jornada verpertina estuvo más animada que la matutina, hasta el punto de que entre las seis y las ocho de la tarde apenas quedaban mesas libres. En Yebernalia se pudo ver a muchos vecinos de Yebes y Valdeluz, pero también a aficionados a esta modalidad de ocio de la capital, Marchamalo, Azuqueca de Henares, Cabanillas del Campo o Alovera. E incluso de Madrid, que habían contactado con la organización a través del blog y medios especializados.

Algunos aspectos a mejorar de cara a próximas ediciones son los escape room infantiles porque “nos quedamos cortos en número de plazas y nos incomodó dejar a muchos niños fuera”, comenta Pilar Sancho, de Mitad y Mitad Producciones. Un montaje original y divertido ideado para la ocasión por la compañía madrileña Menos Lobos Teatro que colgó el cartel de completo en las dos sesiones y que se ambientaba en una ciudad de papel. Otra de las actividades paralelas a revisar es el concurso infantil de disfraces, que registró una exigua participación. El ganador fue una réplica de Luke Skywalker, el personaje de Star Wars, que se impuso a una peculiar versión de Batman, mientras que el tercer puesto fue para una encantadora niña que iba disfrazada de Hermione, la amiga de Harry Potter.

En cuanto a los juegos de mesa en sí, hubo uno que triunfó entre el público de cuatro a 10 años en esta primera edición de Yebernalia: ‘Looping Louie’, un piloto que subido a su avioneta tiene que derribar unos tokens de gallinas con saltos, picados y piruetas. Otro de los más solicitados fue ‘Burger Party’, en el que los jugadores crean hamburguesas casi épicas con diferentes ingredientes. En cuanto al público adulto, los más demandados en la ludoteca fueron ‘Azul’, ‘Sagrada’ y ‘Aventureros al tren’. Pero si hablamos de los juegos competitivos que más curiosidad despertaron entre los asistentes, los triunfadores fueron ‘Primo Victoria’ que se desarrolla en la playa Omaha durante el desembarco de Normandía, ‘Ronin’ que transforma una aldea del Japón feudal en un campo de batalla y el hilarante ‘Chop Age’ donde un aguerrido troglodita tiene que llevar una ración de chuletas a su tribu, que contó con la presencia del ilustrador y del creador del juego.

Al final de la jornada, la satisfacción también era generalizada entre los establecimientos que ocuparon la zona comercial. “Es muy difícil estimar el volumen de ventas que se alcanzó a lo largo del día, pero nos quedamos con el buen sabor de boca que nos trasladaron los propietarios”, valora Sancho. Otro de los aciertos fue la zona de restauración, que registró un trasiego constante de jugadores que reponían las fuerzas antes de regresar a los tableros. “Es verdad que hemos tenido que lidiar con las editoriales por aquello de que les faltaba una referencia del evento, pero ahora que ya tenemos una primera edición en la próxima será más fácil”, reconocen desde Mitad y Mitad Producciones, que no quieren que Yebernalia compita con otras propuestas de ocio similares, sino que sea “una marca con sus propias señas de identidad y que los aficionados y curiosos a los juegos de mesa la sitúen en un lugar y una fecha en el calendario”.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s